INAC intimó a carnicerías a que dejen de vender productos de almacén

Se le dio plazo de entre 30 y 90 días a comercios para que retiren la mercadería no habilitada

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) incrementó los controles en las carnicerías de Montevideo para asegurarse que cumplan con la normativa vigente que inhabilita la comercialización de productos de almacén. La normativa, que data de 1995, establece en detalle los productos no cárnicos que las carnicerías pueden vender (ver apunte), pero no admite la comercialización de productos de almacén como fideos, harinas, yerba, azúcar y pan, entre otros, que habitualmente también se exponen en sus góndolas.

En diálogo con El Observador, el presidente de la Asociación Nacional de Carniceros, Germán Moller, explicó que el INAC dio plazos de entre 30 y 90 días, según el tipo de habilitación que tenga cada local, para que los comercios retiren la mercadería que no está autorizada. La comunicación fue enviada a las gremiales "poniendo en claro" el contenido de la normativa y luego se comenzó con las inspecciones de acuerdo a los plazos estipulados, explicó Moller.

La fiscalización de los puntos de venta comenzó en marzo pasado y en algunos casos ya se realizó una segunda inspección para comprobar el cumplimiento de la normativa, según supo El Observador. En la actualidad, el INAC y las gremiales de carniceros trabajan para buscar actualizar la lista de productos no cárnicos y a la vez buscar mecanismos para que los comercios no se vean perjudicados. Un producto que, por ejemplo, se considera en "zona gris" es la ración para mascotas. Es un rubro que "reporta bastante" y todas las carnicerías lo han incorporado. Pero hoy no hay reglamentación que prohíba su venta, se informó.

El Observador intentó comunicarse con la División Mercado Interno de INAC para consultar más detalles sobre las fiscalizaciones, pero no tuvo éxito. La incorporación de productos de almacén a la oferta de las carnicerías es una práctica común de la mayoría de los comerciantes como forma de mejorar la viabilidad de sus negocios, que enfrentan la competencia de los supermercados.

En ese sentido, Moller indicó que tener que dejar la venta de productos de almacén "va a complicar a algunos comerciantes"."Por un tema de vigencia de las carnicerías, de competencia, el carnicero va vendiendo alguna cosa más como complemento. (...) También es una forma de competir. Hoy solo con la carne es muy difícil sobrevivir, más que nada los carniceros que tienen muy pocos metros de local", apuntó.

En la misma línea el secretario general de la Unión de Vendedores de Carne, Alfonso Fontenla, dijo a El Observador que la medida complica porque "se le quita" a las carnicerías una vía de ingresos que "si bien no tiene márgenes importantes, ayuda. (...) Las personas tratan de hacer sus compras en un solo lado y los carniceros tratan de tener la mayor cantidad de cosas para que los clientes no se vayan a otro lado. Iremos tratando de cumplir con el decreto", apuntó el empresario.

Cada comercio deberá buscar la manera de actualizar su negocio de acuerdo a sus posibilidades. A modo de ejemplo, Moller indicó que los locales que son más amplios quizás puedan dividirse y separar la carnicería del almacén para poder vender todos los artículos o ampliar el espacio hasta 200 metros, que es la superficie mínima exigida para un supermercado o autoservicio con carnicería de corte.

"Hay preocupación por eso, estamos trabajando en conjunto con las gremiales, con el INAC, estudiando con arquitectos, con profesionales para actualizar cada negocio, porque no son todos iguales. Hay algunos que tienen 30, 40 metros, que es muy difícil agregar algún otro producto; hay otros que cuentan con 100 o 150 metros", dijo Moller.

Los carniceros aspiran a que en sus locales se les permita vender en un sector delimitado y separado del manejo de la carne, con personal exclusivo para la tarea, productos de primera necesidad. "Los carniceros no queremos convertirnos en supermercados, pero sí tener la opción de vender cosas básicas que la gente viene a buscar cuando vuelve de su trabajo. (...) La intención del INAC no es que las carnicerías cierren. Estamos trabajando para que el impacto sea el menor posible y que podamos mantener todas las puertas abiertas y las fuentes de trabajo", afirmó Moller.

La reglamentación actual de las carnicerías

La normativa vigente establece que las carnicerías están autorizadas a vender los siguientes productos no cárnicos: quesos envasados en origen, mermeladas, jaleas y dulces de corte envasados en origen , helados pre-elaborados y envasados, otros derivados lácteos envasados enfriados, productos alimenticios envasados congelados (ensaladas, verduras), huevos envasados en origen, conservas y semiconservas (excepto enlatadas).

También están habilitados a vender condimentos y salsas envasadas (excepto enlatadas), masas envasadas (enfriadas) para elaboración de empanadas, tartas o similares, pastas envasadas (enfriadas) en atmósfera modificada o al vacío y bebidas en envases impermeables, flexibles, de cartón laminado. Las carnicerías que tienen fiambrería pueden fraccionar quesos, dulces y fiambres en un sector especialmente acondicionado.


Populares de la sección

Acerca del autor