Inale gestiona financiamiento para la lechería con plazos de hasta 12 años

Plantean necesidad de mantener las inversiones que fueron clave para el crecimiento
E Instituto Nacional de la Leche (Inale) trabaja para definir este año líneas de financiamiento en monto y plazos adecuados de hasta 12 años, para fortalecer el crecimiento de la lechería luego de los tiempos de crisis, reveló a El Observador Agropecuario el presidente de la institución, Ricardo de Izaguirre.

Explicó que el sector debe afrontar las consecuencias del período de bajos precios y de los efectos de un cambio climático que ya está instalado. En opinión de De Izaguirre, se visualiza un endeudamiento general en el sector lechero que determinó que el productor se desprendiera de animales y no realizara las inversiones necesarias que continuamente ha hecho el sector y que fueran claves para el crecimiento productivo de los últimos tiempos.

Las inversiones ascendieron a unos US$ 100 millones, que es lo que representa el incremento de la deuda del sector en el último año, a lo que se suma el último fondo lechero por casi US$ 80 millones. En 2014 el sector tenía una deuda de US$ 200 millones, que era un piso de lo que venía invirtiendo en un plazo de cinco años.

Ahora hay US$ 100 millones más de endeudamiento mediante el fondo lechero que fue necesario asumir para pagar deudas generadas en 2015. Ocurrió una disminución de la capacidad financiera en 2016 que aún no se le encontró la mejor forma de enfrentarla y se trata de no aumentar el pasivo total del sector.

De Izaguirre consideró que están bien encaminados los esfuerzos –o "por lo menos golpeando muchas puertas"– en los objetivos de largo plazo y viendo hacia "dónde dirigir los esfuerzos".
Explicó que el primer objetivo era presentar el proyecto a las gremiales y a las industrias lácteas, naturalmente al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) y ahora se está en vías de presentarlo a otros actores del quehacer nacional.

"En todos lados ven el proyecto favorablemente y se trata de encontrar la forma de vehiculizarlo y llevarlo a cabo de acuerdo a las distintas líneas de crédito a nivel mundial, principalmente con plazos de amortización más largos".

Un aspecto observado es que el sector está endeudado generalmente con plazos de hasta cinco años, pero es claro que hay inversiones que en ese plazo no se puede pagar. Precisamente, hablando con productores, se veía que la próxima inversión que el sector debería hacer está vinculada a la alimentación de manejo automatizado, que ya se ha instalado en tambos de Uruguay, dijo el titular de Inale. Explicó que hay muchos tambos que cuentan con silos aéreos e incluso la distribución de la ración dentro de la sala de ordeñe, lo que facilita el trabajo de los operarios del tambo.

Redimensionamiento


Seguramente el redimensionamiento de las salas de ordeñe le permitirán realizar la tarea de ordeñe en una hora y media, aproximadamente, en forma rápida y ágil. Esta es una inversión que el sector deberá hacer a corto plazo y que no se paga en períodos cortos, porque son tecnologías que al igual que el riego necesitan tiempos más extensos, por ejemplo de 10 a 12 años. De esa manera las amortizaciones son menores y no presionan tanto a los productores, especialmente en períodos con rentabilidades negativas, como fue 2016.

De lo que se trata es que el instrumento financiero se adecue más a los ciclos de la lechería, donde "todos sabemos que los costos en la primavera son menores, pero que en otoño ocurre todo lo contrario, hay baja producción y hay que hacer inversiones en comidas.

Es necesario acomodar el sistema financiero a cómo funcionan los tambos. El inversor necesita tener la seguridad de los pagos, pero precisamos buscar la forma de que el productor tenga más flexibilidad para cumplir con sus obligaciones, dijo De Izaguirre.

Tecnología


Está claro que para acortar la brecha productiva con productores que logran 8.000 a 10.000 litros de leche por hectárea, mientras otros están en menos de 3.000 litros, se necesita inversión, conocimientos y transferencia de tecnología, destacó el presidente del Instituto Nacional de la Leche (Inale), Ricardo de Izaguirre. Explicó que se requieren créditos en montos y plazos de repago "que sean adecuados". Remarcó que de nada sirve tener un acceso a la tecnología, "si no tenemos las posibilidades económicas para poder desarrollarla en proyectos productivos".

El pasto juega un papel que es relevante

"Este año se ve con mucha esperanza, más allá de que ha comenzado con algunos eventos climáticos fuertes, que fueron puntuales y que han provocado daños a su paso. Igualmente las lluvias han sido beneficiosas, por lo cual el clima a ayudado mucho", dijo Ricardo De Ezaguirre. Hay mucho forraje y la preocupación es que los productores puedan aprovecharlo como reservas en silos con vistas al invierno.

Es importante aprovechar la buena oferta de forrajes, dijo tituilar de Inale, Ricardo de Izaguierre.

El titular del Instituto Nacional de la Leche (Inale) admitió que existen dificultades financieras y afirmó que es importante aprovechar los forrajes. Por otro lado, otra dificultad es la escasez de ganado en la medida que se vendieron muchos animales en el invierno y todavía no está pronto el vaquillonaje.

Seguramente habrá que buscar la forma para que en el corto plazo el ganado que "sabemos que existe en la lechería, pueda llegar a los tamberos con algún tipo de financiamiento a más largo plazo, para lo cual se está buscando alguna garantía que asegure el pago de esos animales".

También destacó la incidencia que ha tenido en este último año el uso del pasto en los tambos, quedando demostrado que es cuando los números cierran mejor. Consideró que en este punto hay que seguir trabajando para que el pasto siga siendo el eje en la alimentación de los tambos y que la suplementación sea solo un complemento.


Populares de la sección

Acerca del autor