Incertidumbre por cierre de láctea Coleme

Unos 60 de los 72 trabajadores pasarán al seguro de desempleo

El anunciado cierre de la industria lechera Coleme de Cerro Largo causó gran incertidumbre en los trabajadores de esta empresa, que hasta este sábado no habían sido informados de la medida, la cual se les comunicó desde el Instituto Nacional de la Leche (Inale). Según esa decisión, 60 de los 72 empleados de la cooperativa pasarán al seguro de desempleo.

Inale viene trabajando muy cerca con Coleme desde hace tres años cuando la empresa planteó la necesidad de apoyos para seguir operando, como por ejemplo con la producción de leche de Conaprole, algo que se concretó durante este tiempo, explicó a El Observador el presidente de Inale, Ricardo de Izaguirre.

Pero además se tomaron otras acciones para buscar su viabilidad y así de colaborar con los productores de esa zona, con medidas que incluyeron desde un campo de recría hasta la instalación de un tambo que diera estabilidad en el suministro de leche a esa industria, pese a lo cual se generaron problemas de endeudamiento que han llevado a esta situación, expresó De Izaguirre.

Trabajadores de Coleme en Cerro Largo no fueron informados de la decisión por parte de la empresa.

A nivel del sindicato de trabajadores de la referida industria láctea no se dispone de ninguna información proveniente de la empresa y este sábado todos los empleados están trabajando normalmente. Los principales de Coleme habían informado a Inale el pasado jueves que era inevitable enviar al seguro de desempleo a la mayor parte de sus trabajadores, señaló a radio Montecarlo el sindicalista Pablo Jorge.

Inviabilidad

La intención de la empresa era que solo quedara una línea operativa para la distribución de leche fresca a la población, pero no será posible cumplir con esa tarea con el personal que sigue trabajando, porque además de su distribución a Melo y a Treinta y Tres, se debe cumplir previamente un proceso industrial, que no se podría atender con 12 personas, sostuvo Jorge.

La medida de cierre había sido comunicada por Coleme al Inale frente a las menores remisiones de leche y dificultades que se habían presentado, lo que generó una pérdida mensual de $ 1 millón por mes. De Izaguirre expresó a su vez en declaraciones a El País que se espera que sea un cierre parcial y que quede alguna línea operativa para evitar perder más puestos de trabajo.