"Incorporar personas trans es un proceso de aprendizaje y humildad"

La uruguaya Florencia Castleton hizo carrera en el área de RRHH en Argentina; desde Dow Chemical lleva adelante innovadoras iniciativas como las de inclusión de diversidad sexual
Una persona un poquito acelerada. Así se define entre risas la uruguaya Florencia Castleton al explicar por qué tras estudiar Administración de Empresas y trabajar durante seis años en BankBoston, decidió seguir estudiando en Argentina en 2005. Se fue a los 25 años, sola, pero con la decisión de quedarse en Latinoamérica, para estar cerca de la familia pero también porque pensaba que podía aportar en la región.
Luego de terminar un MBA en la Universidad Austral de Buenos Aires, le ofrecieron su primera experiencia gerencial en la acopiadora de granos Lartirigoyen, subsidiaria de una empresa suiza. Un detalle: debía mudarse a un pequeño pueblo de La Pampa. No lo dudó y a los 28 años se encontró armando de cero el área de RRHH de una empresa con 500 empleados que facturaba US$ 400 millones. Dos años después, la llamaron de General Electric Water & Process Technologies para ser la gerenta para el cono sur de RRHH. Fueron cuatro años en una empresa con gran visibilidad, lo que hizo que la "huntearan" de una tecnológica también con responsabilidad regional, para pasar unos años después a su actual puesto en Dow Chemical, una de las empresas químicas más grandes del mundo, que en el Cono Sur cuenta con 1.500 empleados. El equipo de Castleton tiene cerca de 20 personas que la siguen en sus "locuras": "Sin un equipo de alta performance es imposible".

¿Se encontró con obstáculos por ser extranjera?
En Argentina, y en general en Latinoamérica, nos quieren mucho a los uruguayos. Cuando voy a un lugar por primera vez digo que soy uruguaya, porque ya tengo un porotito a favor. Argentina es un país complejo, que ha pasado por años difíciles. Se ha generado una cultura un poco cínica. Hay una cierta desconfianza y excepticismo del tipo "¿y por qué me decís eso?" La construcción de la credibilidad, la confianza, la consistencia, la coherencia y la congruencia –todas estas palabras que quieren decir tantas cosas– es importante. Una vez que lo lográs, ya no tenés que estar justificándote todo el tiempo.

¿Cómo se maneja con el sindicalismo argentino?
Los líderes sindicales generalmente tienen mucho peso político. Soy super respetuosa del derecho de los trabajadores, porque también soy una trabajadora. En la medida en que defiende derechos, es saludable que exista el sindicalismo. Conceptualmente es correcto. Lo que no está bien es el desbalance, ni para el lado del sindicalismo exacerbado donde te paran una planta porque no cambiaste los botines de seguridad o del otro lado, donde el sindicalismo es mala palabra.

¿Qué buscan en el programa de desarrollo de líderes en Dow?
Miramos una combinación entre perfomance, competencia, ganas más atributos (como la capacidad de inspirar, ser innovador, colaborar, hacerse cargo de las cosas, y empujar un proyecto más allá de que no le toque en su descripción de puesto). Las personas de alto potencial, las que tienen un fuego interno, son las que queremos desarrollar para que sean nuestros próximos líderes, los que nos sucedan.

Impulsa la colaboración más allá de las fronteras de las compañías, ¿de qué se trata?
De salir un poco de la membrana de la propia organización, y compartir prácticas y eventualmente compartir talento. En el grupo empresario Idea se genera una colaboración muy genuina y transparente con gerentes de otras empresas. Por ejemplo nuestros comités de liderazgo, evolución cultural y mejora de la experiencia del empleado cuentan con asesores que son colegas de otras compañías que ayudan a pensar ideas disruptivas.

Este año, con YPF (con quien Dow es socio estratégico en un yacimiento en el sur argentino) nos vamos a cruzar ingenieros durante seis meses. Al final del día estaremos compartiendo ingenieros con una empresa que compite por estos profesionales en las universidades.
También trabajan en inclusión de diversidad sexual...
Este año, con la gente de Telecom, haremos un programa compartido para dar a personas trans la posibilidad de tener experiencia laboral de un año.
Vamos a incorporar cinco personas trans. Cuatro a través de este programa y una de forma permanente.

¿Y cómo imagina la reacción del resto del personal?
Es un proceso de aprendizaje y de humildad. Los que lleguen tendrán que entender que vienen a trabajar. Y para el resto el desafío va a ser valorarlos por lo que aportan, su sentido del humor, sus ganas de trabajar, su responsabilidad. Va a implicar mucho entrenamiento, muchas conversaciones. Nos va a servir para reconocernos como personas más allá de la cáscara.


Populares de la sección

Acerca del autor