Indagado por crimen de Coyote seguirá detenido

Juez citó como testigos a jerarcas de la IMM; investigan sobreventa de entradas
En la madrugada del lunes un joven de 19 años fue asesinado en la salida del boliche Coyote, ubicado en Colorado y San Martín, al recibir un disparo. Por este caso hay una persona detenida que declaró durante la tarde de este lunes ante el juez Nelson Dos Santos y el fiscal Gustavo Zubía.

El indagado, que es policía de la Guardia Republicana, permanecerá detenido a disposición del magistrado hasta este martes, cuando se resolverá su situación procesal.

En forma paralela al homicidio, la investigación apunta a determinar si los responsables del evento cometieron delito al vender más entradas que la capacidad del recinto. Por esa razón será indagada la dueña del local bailable, informó Dos Santos a El Observador. Para este martes, el magistrado citó en calidad de testigos a los responsables de Espectáculos Públicos de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM), a un inspector municipal y a un relacionista público del boliche.

Al boliche, que esta madrugada funcionó como plus 14 con el nombre de Candy, asistieron más personas de la capacidad permitida y muchos quedaron en la puerta del local, donde se produjeron los incidentes.

Nicole, una joven que estaba en el local bailable, contó en el programa Las cosas en su sitio de Radio Sarandí que el ambiente estaba "tenso" desde el comienzo de la fiesta, y que había mucha gente dentro de la discoteca. También señaló que a pesar de que la fiesta era para menores, adentro se vendía alcohol.

El fiscal del caso, Gustavo Zubía, señaló a El Observador que también hay una persona herida, que fue trasladada a un centro asistencial. Luego, Jefatura de Policía informó que también se trata de un joven de 19 años que recibió un disparo en el brazo a la salida del boliche.

Advertencia de inspectores

Cuatro inspectores de la IMM llegaron sobre las dos de la madrugada al local bailable para fiscalizar que se estuviese cumpliendo con la capacidad permitida. Al hacer las revisaciones correspondientes, constataron que el club estaba llegando a su capacidad máxima, que ronda las 1.100 personas, informó a El Observador el secretario general interino de la IMM, Christian Di Candia. A partir de la advertencia, los encargados del boliche decidieron no permitir el ingreso de más personas.

Eso ocasionó que se produjeran avalanchas y pedreas, por lo que los inspectores dieron aviso al 911 sobre los disturbios que se estaban ocasionando.

Si bien en ese momento la situación se dispersó, sobre las 4 de la madrugada volvieron a registrarse incidentes, que terminaron con disparos y la muerte del joven de 19 años.

Populares de la sección