Indicador anticipa una caída del comercio para el primer semestre

Confianza de consumidores mostró un repunte en primer sondeo de 2016
En el cuarto trimestre de 2015, el Indicador Adelantado de la Actividad Comercial (Lidcom) registró una variación negativa de 0,5% respecto a igual período del año previo, informó ayer la Cámara Nacional de Comercio y Servicios. Desde el inicio de la publicación del indicador (diciembre 2014), es el primer registro negativo que se observa en la variación interanual de la actividad comercial en términos tendenciales (es decir, depurada de los factores estacionales), advierte la gremial.

A partir de este análisis, es posible conocer no sólo estimaciones respecto a la tasa de variación interanual del Lidcom para el cierre del año 2015, sino también para comienzos y mediados del año 2016. "En línea con el informe anterior, se espera que la tendencia de la actividad comercial registre tasas de variación negativas al cierre del año 2015, así como en los primeros trimestres del año 2016", proyecta el Lidcom. En ambos casos, estos escenarios de caída "se profundizan respecto a las estimaciones anteriores, es decir, se constatarán tasas de variación interanuales del indicador para los próximos trimestres por debajo de 1%".

Las estimaciones de la tasa de crecimiento tendencial promedio tanto para el cierre del año 2015 como para el primer semestre anualizado de este año, alcanzan los valores 0,5% y 0,7%, respectivamente. "Se confirma por lo tanto la señal de que el sector comercio continuará atravesando una fase recesiva, la cual es esperable que se profundice durante la primera mitad del año 2016", advierte la gremial.

Tercer trimestre

En términos desestacionalizados, es decir en relación al trimestre inmediato anterior, la tasa de variación del Lidcom en el período octubre-diciembre fue -0,3%. El índice de difusión se situó en 0,67, lo que significa que el 67% de las variables que componen el Lidcom incidieron de forma positiva a la hora de determinar los resultados alcanzados durante cuarto trimestre del año. Sin embargo, "la variable relación de precios, es decir el vínculo entre los precios de los bienes transables y no transables, jugó un rol relevante en el deterioro del sector, principalmente en los meses de octubre y noviembre, revirtiendo esta situación en el mes de diciembre de 2015", explica el informe.

El impacto negativo de esta variable está asociado al encarecimiento de las importaciones, es decir a una disminución del poder adquisitivo de las familias medido en dólares y por lo tanto su efecto en los niveles de venta del sector comercial. El tipo de cambio cerró el año pasado con una apreciación del 23% y en lo que va de este año ya lo hizo más de un 8%.

Mejora la confianza

A contrapelo de la merma en las ventas del comercio, el tracking de confianza del Consumidor de Opción Consultores -que mide el grado de optimismo que los actores económicos sienten sobre la economía y su situación financiera personal- de enero mostró una mejora respecto a la medición de setiembre. El porcentaje de personas que evalúa su situación personal como buena o muy buena pasó del 45% al 50%, la de aquellos que la catalogan como regular descendió del 45% al 42%, al igual que los que la consideran mala y muy mala que bajó del 11% de setiembre al 8% de enero.

La población de niveles socioeconómicos medios y altos, y alto nivel educativo, es la que tienen una visión más positiva sobre su economía personal. Respecto a las expectativas a futuro, se apreció una leve retracción (del 48% al 47%) en el porcentaje de consumidores que espera que su economía personal mejore; mientras que los dicen que permanecerá igual trepó del 25% al 28%. El porcentaje de quienes esperan que empeore se mantuvo sin cambios en 22% en enero frente a setiembre, pero se situó 12 puntos porcentuales del guarismo que mostró en igual mes del año pasado.

Los consumidores que están en la franja de 18 a 29 años son quienes expresan más confianza en recuperación de su economía personal el próximo año. Por otro lado, los encuestados no esperan grandes cambios en la situación económicas del país para el próximo año y se mantuvo sin cambios respecto a la medición de setiembre. La mayoría (43%) prevé que empeore, 31% que mejore y 23% que permanecerá igual.