Índice FAO de los alimentos volvió a caer en abril

La excepción es la carne, que incrementó su precio 1,7% respecto a marzo
Los precios mundiales de los alimentos que publica mensualmente la FAO bajaron de nuevo en abril, un 1,8% respecto a marzo, con las expectativas de abundantes stocks en curso de muchos de los principales productos básicos. Como ocurrió el mes pasado, la carne fue el único precio que no solo no cayó, sino que aumentó 1,7%, respecto a marzo.


El índice de precios de los alimentos de la FAO tuvo un promedio de 168 puntos en abril, un 1,8% menos que en marzo, aunque se mantuvo un 10% más alto que en el mismo período de 2016.

El descenso estuvo liderado por el índice de precios del azúcar, que cayó un 9,1% en abril, debido a que las voluminosas exportaciones de Brasil se encontraron con la persistente debilidad de la demanda mundial de importaciones.

El índice de precios del aceite vegetal de la FAO cayó a su vez un 3,9%, impulsado por la menor demanda de aceite de palma y las expectativas de abundantes cosechas y plantaciones de soja en América del Sur y del Norte.

El índice de precios de los alimentos de la FAO mide la variación mensual de los precios en el mercado internacional e incluye la media ponderada de los precios de cinco grupos principales de alimentos básicos

El índice de precios de cereales bajó igualmente un 1,2% en abril, arrastrados por la caída de los precios del trigo, a pesar de que los precios internacionales del arroz se mantuvieron firmes.

El índice de precios de los productos lácteos cayó un 3,3%, ya que en el hemisferio norte se entró en la temporada de mayor producción, que alivió la inquietud por el abastecimiento a corto plazo.

Por el contrario, el índice de precios de la carne de la FAO subió un 1,7%, debido a que los precios de la carne de porcino aumentaron en respuesta a la fuerte demanda interna en la Unión Europea y el incremento de las ventas a China.