Industria defiende libre comercio en venta de ganado a frigoríficos

Productores dijeron no a la cuarta balanza que es donde se vende más del 90%

Los representantes de la industria frigorífica ante el Instituto Nacional de Carnes (INAC) esperan que la definición sobre modificaciones al sistema de comercialización de las haciendas, que deberá aprobarse mañana en la reunión de ese organismo, se logre por acuerdo entre privados y que no se pierda la libertad de comercio alcanzada hasta ahora por el sector.

Este tema fue destacado a El Observador por el delegado de la Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay (Adifu) ante el INAC, Marcelo Secco, al ser consultado sobre la propuesta de la Federación Rural (FR) de eliminar el pago de las haciendas en la cuarta balanza luego del dressing (limpieza del animal) y que el pago se realice hasta la tercera balanza.

La Asociación Rural del Uruguay (ARU) procura un acuerdo entre privados, pero de no alcanzarse ese objetivo apoyará la propuesta de la FR.

Secco admitió que si hay que mejorar el sistema, como lo plantean los productores, “nos parece bien, pero para eso hay que ser cuidadosos en un par de cosas”.

Opinó que la venta de ganados en Uruguay sigue siendo un contrato entre privados –incluyendo un acuerdo en el precio, forma de pago y la balanza que se utiliza- sobre el cual se discute entre las partes y se ejecuta el negocio–. “Por lo tanto, no queremos que todos los productores, frigoríficos y consignatarios, pierdan la libertad de discutir, caso a caso, la opción de negocio que se quiera elegir. Ese punto es lo que nosotros hemos insistido en las conversaciones mantenidas sobre este tema, en el sentido de que no se limite la libertad de negociar que tenemos entre privados.Hoy podrá ser esta opción y mañana podrá haber otra, o también otra tecnología”.

Por  lo tanto,  el industrial afirmó que “regular la cantidad de opciones para el comercio de haciendas para faena, no nos parece una figura adecuada. Si el camino fuese solo el de ampliar las opciones, discutámoslas y bienvenidas sean”.

Secco señaló precisamente que la industria propuso a INAC el uso de  escáner en los frigoríficos, un elemento de tipificación objetiva sobre la clasificación y calidad de carnes. “La primera reacción de la industria frigorífica es tratar de no limitar y, por el contrario, aportar más opciones”, agregó.

Por otro lado, opinó que el formato de decreto que se vaya a utilizar no debería ir en contra de todo lo que el negocio cárnico en Uruguay logró y que es un proceso muy fuerte de desregulación. “Este proceso comenzó  con el segundo gobierno democrático, con la libre exportación de cueros y de ganado en pie, dejando atrás épocas de precios y stock reguladores”.

Puede surgir una figura que recomiende una opción que se instrumente entre privados y que no necesariamente tenga que representar un decreto, entendió.

“Es cierto que estamos en un punto en que hay que definir, pero también es cierto que las cuatro gremiales que estamos en INAC hemos madurado mucho para valorar el alcance de una definición de este tipo acordada y no de imponerla, por más que estemos o no de acuerdo con la misma”, dijo.

El escáner es indispensable

El delegado de los industriales de la carne ante el INAC, Marcelo Secco, destacó que el uso del escáner en los frigoríficos sería un complemento indispensable y objetivo que, sumado a las cajas negras, le va a permitir a la producción principalmente tener las señales objetivas que reclama. Por otra parte, resaltó la profesionalidad del presidente del INAC, Luis Fratti, frente a la propuesta de cambio en el sistema de comercio de haciendas a frigoríficos.


Fuente: Por Hugo Ocampo

Populares de la sección

Comentarios