Industria láctea cambia postura y negociación salarial vuelve a cero

Empresas quieren convenio a 36 meses, pero el sindicato no lo acepta
Los avances que hace dos semanas se habían vislumbrado en las negociaciones en el sector de la industria láctea para la renovación del convenio colectivo se diluyeron en la última reunión celebrada ayer.

En esa instancia, la Cámara de la Industria Láctea (Cilu) presentó una nueva fórmula que deja de lado la idea inicial de un convenio con dos años de extensión y la sustituye por otra propuesta a tres años. En diálogo con El Observador, el dirigente de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL), Heber Figuerola indicó que esa propuesta se considera como un "retroceso".

La plataforma salarial que el sindicato toma como punto de partida es un acuerdo "puente" por el plazo de un año, pero también contempla la posibilidad de negociar un convenio por año y medio o incluso a dos años, en este caso con correctivos anuales. Sin embargo, no existe disposición a discutir un convenio por tres años, porque se entiende que con el esquema actual que recomienda el gobierno de ajustes nominales habrá pérdida de poder adquisitivo.

Inicialmente la idea era que la negociación tomara como referencia el escalón más bajo de las pautas salariales propuestas por el gobierno, diseñadas para los sectores considerados "en problemas". Esa franja establece ajustes nominales de 8%, 6,5% y 6%, más correctivos por inflación observada a 24 meses. "Si se quiere hablar de 36 meses hay que vestir mucho más el convenio con partidas fijas y montos de recuperación", dijo Figuerola. "Queremos mantener el salario real y no vamos a firmar un convenio que implique rebaja", añadió.

El plenario de la Ftil se reunirá el sábado en Paysandú para evaluar el estado de las negociaciones y eventualmente poner a consideración alguna medida. "Ahí vamos a trasladar este retroceso que hubo y que seguro va a molestar a los diferentes gremios de la Federación", afirmó.

En tanto, los representantes del Ministerio de Trabajo manifestaron ayer que todavía se está lejos de que el gobierno haga una propuesta para pasar a una instancia de votación si no hay acuerdo. El Poder Ejecutivo es afín a acompañar un convenio por 18 meses.

Para el sindicato, el sector no está en crisis, sino que se entiende que atraviesa por "un receso momentáneo" que puede superarse dentro de los próximos tres años. Una posición distinta tiene la CILU, que ha manifestado incluso la imposibilidad de negociar, en el escalón más bajo que plantean las pautas del Poder Ejecutivo.

Populares de la sección