Industria láctea se queja porque el gobierno negó descuelgue salarial

El sector pidió la salvaguarda en junio pero el Ejecutivo la descartó
La Cámara de la Industria de Láctea (CILU) divulgó ayer un comunicado denunciando la realidad de su sector y cuestionando al Poder Ejecutivo por no aceptar una cláusula de salvaguarda que hubiera permitido evitar un ajuste de 4,23% por el correctivo entre la inflación esperada y real del año 2015 para su plantilla de trabajadores.

La CILU había solicitado en junio de 2015 "la no aplicación de este correctivo de inflación, pidiendo la salvaguarda", prevista en la cláusula 12 del convenio salarial que establece: "Si alguna de las partes entendiera que han variado sustancialmente las condiciones del sector convocará a su contraparte a efectos de analizar si resulta necesario renegociar el convenio. Si no alcanzaran acuerdos podrán solicitar la convocatoria del Consejo de Salarios respectivo, así como, solicitar que se convoque al Consultivo Sectorial a los efectos de analizar, con toda la información disponible a nivel gubernamental, la situación del sector."

De acuerdo a la gremial que agrupa a las industrias lácteas uruguayas, como no están en funcionamiento los consultivos sectoriales, el Poder Ejecutivo solicitó que el informe de la situación del sector lácteo lo realizara el Instituto Nacional de la Leche (Inale), quien presentó un análisis el pasado 13 de octubre, "donde se muestra claramente los importantes cambios ocurridos a nivel internacional y nacional en el sector lácteo". Durante el primer semestre del año pasado, las plantas Ecolat y Schreiber Foods cerraron sus puertas y dejaron a unos 600 trabajadores sin su fuente de ingreso como consecuencia del desplome de los lácteos en los mercados internacionales.

Al convocarse al Consejo de Salarios para tratar el tema el pasado 22 de diciembre, el sindicato de los trabajadores de la industria láctea adujo que "no se produjeron cambios sustanciales en el sector y da por cerrada la discusión planteando el pleno cumplimiento de lo oportunamente acordado", dice el comunicado que envió la CILU.

La gremial recuerda que en el período de vigencia del último convenio salarial del sector lácteo desde enero de 2013 a diciembre de 2015, "se otorgó un aumento real de salarios superior al 6,1%%".

"Si en un contexto como el actual, la industria no puede recurrir al concepto de salvaguarda que, de aplicarse, hubiera significado igual un aumento real del salario de los trabajadores en el peor momento de la historia de la industria láctea que se tenga memoria, entonces... ¿cuándo? ¿Qué consecuencias tendrán estas actitudes sindicales?, alertó la CILU.

El asesor de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (Ftil), Jorge Beschizza, informó ayer a El Observador que el acta del correctivo se firmó la pasada semana por el Ministerio de Trabajo y el gremio, pero sin la rúbrica de la CILU. De todas formas, comentó que la mayoría de las industrias "está cumpliendo" con el pago del correctivo. Conaprole ya lo hizo y otras industrias lo van hacer en las próximas semanas", aseguró. El dirigente dijo que lo que se pagó "era lo que correspondía" por convenio. Ahora la Fitil está ajustando su plataforma que presentará la próxima semana en la primera reunión que habrá con la patronal para tratar de alcanzar a un nuevo convenio colectivo.

El presidente de la Comisión de Laboral de la Cámara de Industrias (CIU), Andrés Fostik, advirtió a El Observador que el gobierno debería "replantearse" cambios en los lineamientos para sectores que hoy están negociando y están "muy comprometidos" como la industria láctea, donde la viabilidad de tres o cuatro industrias "está muy comprometida", alertó.

Populares de la sección