Industria precisa que el precio del novillo siga descendiendo

Para cerrar exportaciones necesita que el precio llegue a US$ 2,80 por kilo
Gastón Scayola, empresario industrial de la carne, señaló que el precio de los novillos que ha venido cayendo en los últimos días en el mercado tendrá que seguir ajustándose y que mientras no se acerque a los US$ 2,80 el kilo será difícil concretar negocios con los países compradores. En ello incide fundamentalmente la devaluación de los países exportadores que compiten con Uruguay.

La baja de los precios en el mercado de haciendas de la última semana, que ubicó a los mejores novillos en US$ 3,09 el kilo en cuarta balanza, es posible que se profundice en los próximos días y que incluso perfore en su caída la barrera de los US$ 3 el kilo.

Precisamente, desde ayer Frigorífico San Jacinto está pasando al mercado un precio de US$ 3 el kilo y es posible que mientras no se acerque esa cotización a los US$ 2,80 sea muy difícil cerrar negocios con Israel, destacó a El Observador Scayola, vice presidente del Frigorífico San Jacinto.

Explicó que los problemas que han enfrentado China y Rusia en sus economías determinan que la carne esté más cara para sus consumidores. Por esa razón, Paraguay que compra ganado a US$ 2,40 el kilo afecta a Uruguay en la competencia con Rusia, de la misma manera que Brasil comprando a US$ 2,60 el kilo descoloca la carne uruguaya en China.

Scayola sostuvo que lamentablemente esta situación habrá de persistir mientras no se active el mercado de Estados Unidos, por lo que la mejor opción que se presenta ahora es negociar con Israel. Afirmó también que la ventaja de Paraguay y Brasil es que compran el ganado en moneda nacional, lo cual es una ventaja frente a la evolución del dólar.

Para el delegado de la Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR), José Mesa, el afloje de precios del mercado de haciendas está ocurriendo por una necesidad de vender mayor que tienen los productores en estos días.
La mayor oferta ganadera está provocada por los efectos de una pequeña seca que está sucediendo en algunas zonas de este país y por necesidades financieras de los productores.
La última faena semanal subió de 39.500 cabezas vacunas a 43.700 animales.

Por otro lado, la industria frigorífica manifiesta tener problemas con los mercados y que los precios que obtiene por la carne no permiten pagar mejores valores, dijo Mesa. Y es claro que cuando el precio tiende a bajar existe una mayor presión vendedora de los tenedores de los ganados, dijo el dirigente de la CNFR.

La tendencia de los frigoríficos en estos días de pasar precios más bajos no se concilia con el precio promedio de la canasta de los distintos de cortes exportados en los últimos días, que aumentó y llegó a una cotización de US$ 3.800 la tonelada, destacó por su parte el delegado de la Federación Rural, Emilio Mangarelli.

Coincidió con Mesa que está faltando un poco de agua y que los ganaderos no tienen mucha capacidad como para retener los ganados y, por lo tanto, se convierte en un problema de oferta y demanda.

Faena de vacunos estabilizada

La faena vacuna de este año se mantendrá estabilizada en 2,2 millones de animales, conservando el incremento de 100.000 vacunos registrado en 2015, según el informe brindado el pasado lunes por el gerente de Información de INAC, Pablo Caputi. Esta evolución se ha dado en el marco de una ganadería que sigue creciendo, porque además se deben contabilizar las 200.000 cabezas exportadas en pie, dijo Emilio Mangarelli.


Populares de la sección

Acerca del autor