Industria preocupada por trabas comerciales de Argentina

La gremial planteó la dificultad en el Parlamento
La Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) expresó esta semana en el Parlamento su preocupación por las restricciones comerciales que Argentina todavía mantiene sobre algunos productos uruguayos. El gerente de la gremial Miguel Vilariño sostuvo que si bien hay "esperanza" respecto a ese mercado porque algunos negocios "empezaron a mejorar", hay "señales en otro sentido".

"Tenemos noticias de que, en algunos rubros, están poniendo cupos y eso puede complicar, básicamente, en dos sectores: en el plástico y en el metalúrgico", expresó Vilariño según la versión taquigráfica de la Comisión de Industria de la Cámara de Senadores.

"El cupo estaría atado al antecedente de exportación del año anterior que, como todos saben, fue espantoso por lo que hemos exportado en los últimos tres años a Argentina. Esto nos puede perjudicar mucho, sobre todo, en esos dos sectores; si hubiera más sectores afectados sería peor", apuntó. Esta dificultad fue planteada por la CIU al canciller Rodolfo Nin Novoa el lunes pasado y también está en Conocimiento de la Dirección Nacional de Industria.

Una delegación de la CIU concurrió el miércoles al Parlamento y realizó una presentación respecto a las dificultades que enfrenta el sector dado el contexto adverso por el que atraviesa la economía local y regional.

También su presidente, Washington Corallo se refirió a aspectos relacionados con la inserción internacional del país y el empleo en el sector. Corallo sostuvo que Uruguay debe "apuntar a una estrategia de calidad" y "no de cantidad" porque resulta muy difícil competir con China. En relación a temas laborales reiteró la intención de la gremial de alcanzar un acuerdo de flexibilización laboral entre empresas y trabajadores para evitar envíos masivos al seguro de paro. La CIU trabaja en la elaboración de un documento con la propuesta que será entregado a los ministerios de Trabajo y de Industria en los próximos días.

Por otro lado, Corallo se refirió a los beneficios que hoy están vigentes para aquellas empresas cuyo gasto anual en adquisición de energía eléctrica representa un valor mayor o igual al 5% del valor Bruto de Producción (VBP) anual, y planteó que sea más extensivo y alcance a toda la industria, el agro, el comercio y los servicios. Ese beneficio de hasta 50% en el valor de la energía mensual rige hoy para entre 15 y 30 industrias electrointensivas en todo el país.

Populares de la sección