Industriales alertan por ajuste del gasto público en compra de bienes

Gremial del sector llamó a enfocarse en aspectos financieros y de costos
La industria manufacturera uruguaya enfrenta un contexto de deterioro que no escapa al enlentecimiento de la economía local y al cambio de escenario global, en un momento que es visto como de "transición" y que plantea desafíos estratégicos para las empresas. Esa fue una de las principales conclusiones planteadas ayer en la reunión de coyuntura organizada por la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), que contó con la presencia de empresarios de diferentes sectores de actividad.

Durante su presentación, el asesor económico de la gremial, Sebastián Pérez, sostuvo que este año y el próximo serán "bisagras" para la industria, porque las fuentes de crecimiento y los modelos de negocios de los últimos 10 o 15 años "van a cambiar radicalmente", algunos para "bien" y otros para "mal".

"No podemos mirar como que esto es un frenar para seguir con lo que hacíamos. Probablemente no", afirmó Pérez. El economista argumentó que la demanda de Brasil "está cayendo" y "seguirá estancada" en los próximos años. En segundo lugar, dijo que si bien el mercado argentino va a comenzar a abrirse, eso será de forma lenta. "Probablemente durante un tiempo estaremos caros con Argentina y las corrientes comerciales no se crean de un día para el otro", explicó.

Por otro lado, dijo que las inversiones y compras públicas en Uruguay "estarán afectadas por mucho tiempo. No vemos condiciones políticas para que el ajuste del gasto público no sea por la vía de la compra de bienes. Es lo primero que se recorta y es donde los industriales proveemos. En los próximos cinco años no vemos condiciones para que haya una demanda tan fuerte de parte del sector público", pronosticó.

La industria también fue un importante proveedor de bienes para el sector de la construcción que mostró tasas elevadas de crecimiento en los últimos años, gracias a la empuje de proyectos de vivienda y de las dos plantas de celulosa.Pero hoy hay dudas sobre si eso puede volver a repetirse. "No se ven acciones decididas para conseguir esas megainversiones que traccionan la industria", dijo Pérez.

Prioridades


En ese contexto, el economista consideró que el primer aspecto en que deberían focalizarse las empresas industriales es en los aspectos financieros. "Imaginen el balance de la industria uruguaya. Si el 90% del endeudamiento está en dólares y el dólar va a subir, por diferencia de cambio saben que va a haber una afectación, por lo menos bajo la línea del resultado operativo. Eso se está viendo en los balances", alertó.

"Hay que ser más ingeniosos, adelantarse, no esperar a que las cosas ocurran y si hay que renegociar condiciones hacerlo cuanto antes. Hay condiciones en la banca para renegociar; hay liquidez. Lo tenemos que hacer con tiempo. Hay que crear un diálogo mucho más cercano con los bancos", sugirió.

Por otro lado, dijo que las empresas deben focalizarse en la eficiencia de los costos. "Hay que renegociar condiciones contractuales, hay que mirar la factura de los servicios, de mantenimiento, de todo. Ir gasto por gasto, ver las condiciones y cambiarlas", apuntó. Además, indicó que las empresas deberían replantearse la política de dividendos. "Estamos produciendo poco y con balances en pesos deteriorados. Esto quiere decir que si mido mis dividendos en dólares los tengo que ajustar inmediatamente por tipo de cambio, y en pesos lo mismo. Estoy vendiendo menos, tengo un problema de costos y la rentabilidad va a seguir bajando", indicó Pérez.

Inversiones


En relación a las inversiones, afirmó que no es "dramático" que el sector esté pensando en disminuirlas, porque hay un stock de inversión alto que permite responder a los cambios de la demanda con rapidez. No obstante, dijo que se deberían considerar oportunidades de desinversión. "Si tengo un galpón que no uso, lo alquilo o lo vendo. Si tengo un camión subutilizado busco la forma de usarlo o lo vendo," sugirió.

Por otro lado, la gremial llamó a sus asociados a aprovechar mejor las cadenas de valor de las zonas francas y a insertarse en ellas como proveedores de bienes y servicios.

El panorama de la actividad manufacturera en el mediano plazo muestra un sector en caída. Si se considera el nivel de producción promedio del núcleo duro industrial durante los últimos 12 meses relevados a febrero, hubo una caída de 8,6% respecto al año móvil anterior. Se trata de un retroceso similar al registrado en los 12 meses finalizados en enero, de 8,7%.

Críticas a la ley de Negociación Colectiva

La Cámara de Industrias reiteró ayer sus críticas a la ley de Negociación Colectiva y acusó al gobierno de cometer "un error estratégico". Según se indicó, desde el 2009 la negociación salarial ha sido "totalmente inconveniente" porque no tomó en cuenta la realidad del sector. Eso se ha traducido en un fuerte incremento de los costos laborales, que hoy representan un problema para varias empresas, que se están viendo obligadas a despedir o enviar personal a seguro de paro. "Son negociaciones lógicas y cada uno defiende sus intereses. Lo que no es lógico es que un tercero active una distorsión que genera como ahora el desempleo que estamos teniendo en la industria o la caída de personal ocupado. (...) Hoy escuchamos empresas que están mandando 150 trabajadores, 30 al seguro deparo. Y sí, es que no tienen otra", afirmó Pérez.

Índice de inversión creció 20% en trimestre

El Índice de Inversión en Maquinaria y Equipos (Imeq) del núcleo industrial, que excluye a la refinería de ANCAP y las empresas en zonas francas, registró un incremento de 20,2% en el primer trimestre del año en la comparación interanual, luego de verificar tres trimestres consecutivos de importantes caídas. Por otro lado, el indicador se contrajo 18% en el año móvil cerrado en marzo, según datos publicados por la Dirección de Estudios Económicos de la Cámara de Industrias (CIU). Ese desempeño se da en un contexto de deterioro de la producción del "núcleo duro" industrial, que acumula una contracción del 4,1% en los dos primeros meses del año. A nivel sectorial, en enero–marzo de 2016, la inversión en maquinaria y equipos de la agrupación alimentos, bebidas y tabaco bajó 56,7% interanual.

Populares de la sección