Industriales exportan sin trabas y recuperan clientes en Argentina

Hay mayor agilidad en los permisos de importación de mercaderías
El optimismo que despertó entre industriales y exportadores el cambio de gobierno en Argentina sigue firme porque se comenzaron a observar los primeros resultados en la práctica. El 2016 comenzó de muy buena forma para un par de empresas, una del rubro alimentos y otra del rubro insumos de construcción que lograron exportar sin problemas al vecino país. Esos ejemplos se consideran en el sector como "testigos" de una mejora en la relación comercial con ese país que ha comenzado a procesarse, en principio, por el lado burocrático.

En diálogo con El Observador, el presidente de la Cámara de Industrias (CIU), Washington Corallo, explicó que esos industriales colocaron mercaderías y a diferencia de años anteriores el trámite para obtener el permiso de importación que tuvieron que hacer los compradores argentinos –clientes de las empresas uruguayas– fue autorizado de forma inmediata por las autoridades argentinas.

Incluso esas firmas pudieron saldar deudas que estaban pendientes desde hace seis meses por operaciones anteriores. Según Corallo, son empresas que habían dejado de exportar o lo estaban haciendo con dificultad, vendiendo cantidades mínimas para poder mantener los mercados. "Eso es algo muy positivo. Incluso Argentina hacía presión para que no entraran productos especialmente en esas ramas. Ojalá que el resto de las ramas que están en caída puedan tener de vuelta en el segundo semestre a Argentina como un mercado comprador con condiciones de competir a pesar de las diferencias que tenemos de costos. Está la posibilidad de exportar, pero hay que afinar muchísimo el lápiz y hoy no hay mucho margen en Uruguay para poder ser competitivos de vuelta", apuntó el empresario.

En una línea similar el vicepresidente de la Comisión de Comercio Exterior de la CIU, Washington Durán dijo a El Observador que hay empresas exportadoras que han empezado a recuperar clientes, según se ha informado a la gremial. "La relación ha empezado a revitalizarse, el asunto es cuántas empresas quedan en Uruguay que sean capaces de retomar las ventas. Va a llevar tiempo", afirmó el ejecutivo.

También hay que tener en cuenta aspectos zafrales, como en el caso de la vestimenta.
Los productos de origen uruguayo se destinan a atender las colecciones de invierno y los pedidos se suelen hacer en setiembre para ser entregados en enero y febrero. Es por ello que se considera que el "efecto real" en ese sector recién se podrá observar dentro de un año.

Hasta fin del año pasado, el sistema vigente en Argentina para autorizar el ingreso de mercadería desde el exterior era el de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Exportación (DJAI). Ese mecanismo fue sustituido por el Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI). Ese nuevo marco establece que los importadores argentinos deben presentar la información solicitada a través de la página de la AFIP y la respuesta de los organismos encargados de autorizar el ingreso de mercadería debe ocurrir en un lapso no mayor a 10 días. El sistema mantiene las licencias automáticas y no automáticas que requiere.

En enero de este año, el mercado argentino fue el sexto destino para los bienes uruguayos, con colocaciones por US$ 26 millones, 18% menos que en igual mes de 2015, según datos de la Unión de Exportadores del Uruguay.

Populares de la sección

Acerca del autor