Inicio de vacaciones de julio fue bueno pero operadores son cautos

Uruguay, entienden, se ha hecho más competitivo, lo que atrae a los visitantes argentinos
Los operadores turísticos son todavía cautos a la hora de aventurar qué se puede esperar de las vacaciones de invierno, que arrancaron el fin de semana. Si bien el inicio de la semana fue auspicioso, la tardía reserva hace que el clima sea un factor determinante para el éxito de la actividad. Además, en esta oportunidad el descanso de mitad de año tiene una particularidad: Primaria resolvió que los escolares tendrán solamente una semana de vacaciones, en vez de las dos que solía fijar. Por eso los operadores consideran que será clave la afluencia de Argentinos entrado julio para hacer un balance general.

La incógnita se vuelve mayor porque, como explicó a El Observador el presidente de la Cámara Uruguaya de Turismo (Camtur), Juan Martínez, la segunda semana "siempre era más fuerte que la primera". Se trata, entonces, de una "experiencia nueva", comentó.

De todas maneras, el dirigente de la gremial turística indicó que, de acuerdo a los primeros relevamientos realizados, el promedio de ocupación durante el pasado fin de semana osciló entre 60% y 70%. Esos porcentajes ya habían descendido para ayer, aclaró.

La venta de pasajes al exterior para estas fechas descendió, indicó Martínez, quien apuntó que la actividad turística va "sintiendo de a poco los impactos económicos". De todos modos, admitió que el turismo aún se puede dar el "lujo" de ser uno de los sectores "que todavía está nivelado" respecto a otros años.

Termas y Colonia


El litoral es uno de los puntos preferidos para visitar durante esta época del año.
En Paysandú –con sus dos centros termales, Guaviyú y Almirón– hubo un "buen nivel de ocupación" durante el fin de semana, que rondó el 80%, de acuerdo al director de Turismo de la intendencia sanducera, Alejandro Leites. Añadió que, en la previa, esperaban que la cantidad de gente fuera menor. "La primera semana viene bien", resumió el jerarca departamental.

En tanto, para el próximo fin de semana, se espera que los alojamientos vean su capacidad colmada. De todas maneras, si las cosas no salen de acuerdo a lo esperado y los turistas llegan en menor número, el gobierno departamental diseñó algunos "paquetes de emergencia" para atraer visitantes. Por ejemplo, se podrían ofrecer determinados descuentos en la estadía o la posibilidad de un check out tardío.
En el vecino Salto, por su parte, el promedio de alojamiento en los centros termales de Daymán y Arapey llegó a 70% en el primer fin de semana de las vacaciones, de acuerdo a lo que comentó el director de Turismo salteño, Gustavo Chiriff. Muchas reservas se realizan a último momento, explicó Chiriff, por lo cual cómo sigue el clima será clave para que los indecisos dejen de serlo.

Por su parte, el presidente de la Asociación Turística de Colonia, Gerardo Pernigotti, dijo que la proyección para el fin de semana próximo es que se alcance una "ocupación media", siempre y cuando el clima acompañe.

Argentinos


Martínez, de Camtur, reconoció que en el sector hay mucha "expectativa" respecto a la llegada de argentinos. El comienzo de las vacaciones de invierno en el país vecino varía según de qué provincia se trate. En el caso de Buenos Aires, arrancan el 18 de julio y se extienden hasta el 29 del mismo mes.
Los agentes turísticos apuestan sus fichas a esos visitantes –origen número uno de quienes llegan a Uruguay desde fuera de fronteras– porque confían en que el destino ha ganado competitividad para los bolsillos argentinos respecto a tiempos recientes.

En la vereda de enfrente, la capacidad de consumo de los uruguayos en Argentina cayó 16,5% en junio frente a igual mes del año pasado, según el Índice de Capacidad de Consumo en el Exterior de El Observador (ICCE-EO). La elevada inflación en el vecino país no fue compensada por un aumento del tipo de cambio significativo en el último año, mientras que en Uruguay la cotización del dólar aumentó más que los precios al consumo.

El último fin de semana largo en Argentina dejó esperanzados a los agentes turísticos de este lado del río. Chiriff, de Salto, comentó que durante esos tres días la ciudad estuvo "colmada" de argentinos, muchos de los cuales arribaron en plan "turismo de compras".

A lo largo de esas jornadas, agregó el director de Turismo del departamento litoraleño, unos 5.000 argentinos llegaron al departamento a través del puente de Salto Grande. En Colonia también se sintió la "gran afluencia de público" argentino durante esos días, indicó Pernigotti. La "brecha cambiaria", dijo, ya se nota: "Estamos más baratos".

Fruto de la cercanía con Argentina –que ha hecho de Colonia un destino atractivo para los turistas de ese país– y del incremento de la capacidad de consumo de esos visitantes en Uruguay, el presidente de la gremial turística entiende que "es muy probable que se incremente" la cantidad de argentinos en los próximos tiempos.

Populares de la sección