Inmigrantes estuvieron en el centro del Via Crucis del papa

Llevaron la cruz en la ceremonia del Coliseo
Como todos los años, el papa Francisco presidió la celebración del Via Crucis en el Coliseo romano. Esta costumbre recuerda el camino que hizo Jesús con la cruz antes de morir, y va acompañado de textos que ayudan a reflexionar sobre esto.

En esta ocasión, las meditaciones fueron elaboradas por el cardenal Gualtiero Bassetti, arzobispo de Perugia, y relacionaron el sufrimiento de Jesús con el de los refugiados que no tienen dónde vivir.

"¿Cómo no ver el rostro del Señor en los millones de prófugos, refugiados y desplazados que huyen desesperados del horror de la guerra, de las persecuciones y de las dictaduras?", se preguntó el lector en un momento. "Para cada uno de ellos, con su rostro irrepetible, Dios se manifiesta siempre como un valiente rescatador", continuó.

"Oh cruz de Cristo, te vemos en el Mediterráneo y en el Egeo, cementerios insaciables", dijo el papa de modo espontáneo al final de la ceremonia, en que aprovechó para recordar a los que sufren de diversos modos.

Los migrantes también tuvieron su protagonismo al llevar la cruz en diez de los 14 trayectos. En los otros participó el cardenal vicario de Roma, Agostino Vallini, una familia, enfermos y personas procedentes de zonas de conflicto como Siria.

En cada estación del Vía Crucis se abordó un tema específico que preocupa al mundo.

Más temprano, en la ceremonia de la muerte de Jesús, el predicador del papa pidió "desmitificar la venganza" como respuesta a los problemas del mundo.

"A nosotros está dirigida, en las actuales circunstancias, la exhortación del apóstol Pablo: 'No te dejes vencer por el mal sino vence al mal con el bien'", indicó el predicador de la Casa Pontificia, Raniero Cantalamessa.

"Hay una sola cosa que puede salvar realmente el mundo: ¡la misericordia! La misericordia de Dios por los hombres y de los hombres entre ellos", valoró, para agradecer después al papa por la institución del vigente Año Santo Extraordinario de la Misericordia.

Esta noche el papa presidirá la misa de la Vigilia Pascual, y mañana de mañana será la misa de Pascua, que finalizará con el mensaje pascual y la bendición Urbi et orbi, para todo el mundo.

Fuente: Con agencias

Populares de la sección