Inseguridad disminuyó en ómnibus pero creció en taxis

Ataques ocurren "prácticamente todos los días"
La exposición de los conductores en situaciones de inseguridad no es novedad, pero a tres meses de iniciado el año, dos ataques contra taxistas que dejaron a un trabajador gravemente herido y provocaron la muerte de otro, hicieron resurgir el alerta sobre la necesidad de reforzar la protección de los trabajadores de ese sector.

En los últimos diez años, cerca de 12 empleados del transporte murieron por intentos de rapiña, dijo a El Observador el dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores del Transporte (Unott) e integrante de la comisión de seguridad del gremio, Mario De Sáa. En 2015, tres taxistas habían fallecido por intentos de rapiña pero los ataques a los conductores ocurren "prácticamente todos los días", sostuvo el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores del Taxi (Suatt), Antonio Diez.

En el caso de los ómnibus, desde el segundo semestre de 2015 las rapiñas descendieron de 50 por mes a entre 8 y 15 casos mensuales. Pero a pesar de ser una mejora, el dirigente aseguró que estas agresiones no desaparecen sino que se trasladan a los taxis, por lo que estas han aumentado. Según De Sáa, esto se debe a que es más fácil implementar mecanismos de control para los ómnibus al conocerse de antemano la ruta y horarios del recorrido. Esto no sucede con los taxis, ya que no siempre es posible comprobar dónde está el conductor. A esto se suma el programa Bus Seguro, impulsado por el Ministerio del Interior, con el que cuentan los ómnibus. Este permite que policías vigilen las unidades desde su interior, paradas o coches de la empresa.

Según datos del Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad, en 2015 las rapiñas en los ómnibus descendieron 64% respecto al año anterior gracias a este sistema. "Ha dado bastantes buenos resultados, pero no es infalible", dijo el dirigente de la Unott, Luis Aguirre.

Pero aunque las instancias de discusión sobre este asunto no faltaron a nivel municipal ni ministerial, los planteos no llegaron a concretarse. Cámaras de seguridad, botones de pánico, pago electrónico: todos fueron temas discutidos, pero ninguno concretado. Ahora, se han retomado algunas de esas iniciativas (ver nota aparte). "No hemos encontrado ámbitos para discutir con nadie", sostuvo Diez, al ser consultado sobre el futuro de estas iniciativas.

En la misma línea, De Sáa dijo que dificultó el debate el cambio de autoridades, ya que al iniciar un nuevo gobierno fue necesario volver a generar espacios de discusión con las autoridades entrantes. Dado los últimos hechos y la cercanía entre estos, la Unott prevé iniciar instancias de discusión con el Suatt en las próximas semanas para planificar en conjunto una serie de propuestas. Asimismo, Aguirre dijo que se prevé una reunión con autoridades de la Intendencia de Montevideo luego de Semana Santa para tratar aspectos como el pago electrónico.

Las opciones

En abril de 2015, el Ministerio del Interior y la Gremial Única de Taxi comenzaron a trabajar en el diseño de medidas piloto como la instalación de botones de pánico y cámaras de vigilancia. Según contó Diez, los botones de pánico llegaron a probarse pero sus resultados fueron negativos por las dificultades que presentó el GPS para ubicar los vehículos. De igual modo opinó el dirigente de la UNOTT, Miguel Marrero, quien afirmó que la falla estuvo en el sistema de respuesta de la Policía.

La instalación de cámaras es un tema que aún no fue probado en los taxis y que en los ómnibus solo está operativo en las unidades de Cutcsa.

En abril de 2015, el Ministerio del Interior informó que no existió un acuerdo con las empresas de ómnibus para la instalación de cámaras. El entonces jefe de Policía de Montevideo, Mario Layera, explicó en aquel momento que a las empresas la instalación les suponía un problema de costo

-beneficio, ya que muchas "no tienen los márgenes (económicos) suficientes para colocarlas".

El presidente de UCOT, Mario Alvarello, afirmó que las dificultades no radicaban en los costos sino en la antigüedad de las unidades.

Propuestas después de un crimen

Homicidio en 2007

En enero de 2007 Regino Mateos, un taxista, fue baleado en Casavalle y murió en la ambulancia que lo trasladaba a un centro de salud. El transporte paró durante 24 horas

Propuesta de 2007

La Patronal del Taxi anunció que los taxis podrían comenzar a pagarse con las mismas tarjetas que los ómnibus. La misma propuesta se realizó en 2011, 2015 y 2016.

Homicidio en 2015

A principios de abril de 2015, el transporte público paró por la muerte de un taxista, que fue baleado en una rapiña.

Homicidio en 2015

A principios de abril de 2015, el transporte público paró por la muerte de un taxista, que fue baleado en una rapiña.

Homicidio en 2016

Un taximetrista murió luego de ser baleado en lo que, la Policía cree, se trató de una rapiña.

Homicidio en 2016

Un taximetrista murió luego de ser baleado en lo que, la Policía cree, se trató de una rapiña.


Populares de la sección