Insultar ayuda a tener más fuerza, según estudio

Decir malas palabras permite a la gente cancelar sus inhibiciones y volcar sus esfuerzos en la actividad que están haciendo
Los insultos podrían darle ese empujón que hace falta cuando se realizan determinadas actividades. Un nuevo estudio realizado por investigadores de las universidades Keele y Long Island University Brooklyn reveló que decir malas palabras puede incrementar la fuerza por períodos cortos de tiempo.

El estudio fue presentado esta semana en la conferencia anual de la Sociedad Británica de Psicología.

Los investigadores probaron su teoría pidiendo a 81 participantes que completaran pruebas que consistían en andar 30 segundos en bicicletas fijas o en apretar lo más fuerte posible dispositivos de mano.

Durante esas pruebas, la performance de los participantes fue medida mientras repetían una mala palabra cada tres segundos, mientras que a un grupo de control se lo sometió a las mismas pruebas pero mientras repetían una palabra neutral, como nombres de objetos de una habitación.

Los participantes que insultaban realizaron sus pruebas con más potencia. Sin embargo, no mostraron diferencias significativas en la presión arterial o el pulso cardíaco entre los que insultaban y los que no.

Los investigadores creen que estos resultados responden a que los insultos permiten a la gente cancelar sus inhibiciones y volcar sus esfuerzos en la actividad que están haciendo.

David Spierer, uno de los autores del estudio, dijo que, según los resultados de este estudio, insultar podría ser útil para esos momentos en que se podría precisar un poco más de fuerza muscular, ya sea para abrir un frasco como para hacer deportes.

Investigaciones anteriores habían demostrado que profanar podía aumentar la tolerancia al dolor, debido a que estimula el sistema nervioso simpático, que activa el mecanismo de defensa cuando hay amenazas.