Intendencia aumentará multas por ruidos molestos en Rocha

El intendente presentará la norma a la Junta y quiere aplicarla desde febrero
Las llamadas de vecinos furiosos en los balnearios de Rocha porque la música se escucha a todo volumen durante la madrugada son un problema ya frecuente para la comuna cada vez que llega el verano. Y aunque hace dos años la administración departamental modificó la ordenanza para aumentar los controles y endurecer las penas, los resultados de este cambio no fueron lo que la intendencia esperaba.

En los primeros siete días de la temporada de verano, la Intendencia de Rocha recibió 416 denuncias por ruidos molestos, o sea casi 60 denuncias diarias. Esto es tres veces más de lo que la comuna recibió en 2015, según informó entonces la unidad de inspección de ruidos molestos.

Consultado por El Observador, el intendente de Rocha, Aníbal Pereyra, dijo que el 95% de las denuncias recibidas este año fueron por ruidos molestos en casas particulares. La mayoría se registraron en La Pedrera, seguido de La Paloma y por último en Punta del Diablo. En la primera semana, la comuna aplicó multas a 43 propiedades privadas.

En 2014 la intendencia modificó la ordenanza de ruidos molestos. La junta aprobó un decreto que modificó los límites máximos aceptables para que desde las 22 hasta las 9 horas los niveles de ruido no superen los 30 decibeles en casas particulares, ni los 45 decibeles en caso de restopubs y boliches.
Además, se aumentó el valor de la multa a 5 unidades reajustables ($ 4.683 al valor actual) en caso de infracción y a 15 unidades reajustables en caso de reincidencia ($ 14.049).


Ahora, ante un escenario más complejo, la comuna prevé nuevos cambios por lo que la próxima semana presentará a la Junta Departamental de Rocha una modificación de la ordenanza y así aumentar el valor de las multas. "Lo que hemos encontrado es que la manera de ser efectivos en el control es haciendo más dura la sanción", sostuvo Pereyra.

La modificación de la ordenanza apunta a incrementar el valor de las multas para viviendas y fiestas particulares, así como también incorporar una multa para los ruidos molestos que provengan de vehículos.

Según explicó Pereyra, la idea es atacar los "boliches ambulantes" que muchas veces forman las camionetas o vehículos que cargan parlantes y ponen música alta en las calles. Para estos casos, la normativa actual solo permite que la intendencia inhabilite la circulación de los mismos y los retenga, pero no prevé una sanción monetaria.

El objetivo de la intendencia es que este cambio en la ordenanza se aplique cuanto antes, de cara a febrero y a semana de carnaval, sobre todo en el balneario La Pedrera. "Si bien ya pasaron los días más fuertes, nuestro objetivo es que la normativa departamental ya quede reglamentada porque encontramos una debilidad a como escapan a la normativa", agregó el intendente.

Para elaborar este cambio la comuna rochense se inspiró en la Intendencia de Maldonado que para esta temporada aumentó las multas a 70 unidades reajustables ($ 65.564 al valor actual). Desde la intendencia fernandina consideran que la medida fue exitosa y generó que las denuncias disminuyeran. Sobre esto, Pereyra dijo que "seguramente" Rocha no incorpore los mismos valores de las multas de Maldonado, pero sí "van a aumentar significativamente".

Populares de la sección