Intendencias cambian política y aumentan controles de tránsito

Buscan capacitar personal, más inspectores y fiscalizar espirometrías

En 2013, cuando se promulgó la ley 19.061, que regula el tránsito y la seguridad vial a nivel nacional, e impone entre otras cosas el uso obligatorio de sistemas de retención para menores, de chaleco y casco para los conductores de motos, y la necesidad de contar con un maletín de seguridad, fueron varios los intendentes que se manifestaron en contra y aseguraron que acatarla iba a ser una tarea difícil. Sin embargo, las posturas de a poco van dando un giro, y existe en algunas intendencias un control cada vez más exhaustivo de estas normas.

Son varias las comunas que pusieron las políticas del tránsito como una de sus prioridades. Así se ha realizado un incremento en los controles con énfasis en las espirometrías, se busca contar con más personal, y se brindan capacitaciones especiales para el mejor control.

Una de las intendencias que camina en ese sentido es la de Artigas. Según afirmó a El Observador el intendente de ese departamento, Pablo Caram, con el objetivo de ordenar el tránsito, se planea incrementar el personal inspectivo. Con ese propósito, en el marco del Consejo de Ministros realizado el lunes 1º de febrero en ese departamento, la comuna realizó además un acuerdo con el Ministerio del Interior para aumentar los controles.

Antes de asumir su cargo, los intendentes de Colonia, Carlos Morerira, y de Flores, Fernando Echevarría, habían afirmado también a El Observador que la regulación del tránsito estaba entre las tres prioridades para el quinquenio. La meta para los cinco años es "no tener más muertes", afirmó entonces Echevarría.

En el mismo sentido, los jefes departamentales de Rocha y Soriano afirmaron que el aumento de la fiscalización corresponde además a una necesidad, dado el aumento del parque automotor en los últimos años, y se corresponde también con una demanda de la población de tener un mayor orden del tránsito. El intendente de Rocha, Aníbal Pereyra, explicó que si bien en esa comuna no se prevé aumentar el personal inspectivo, con la creación de la Policía de Tránsito se buscará realizar un mayor control.

En tanto, la Intendencia de Montevideo evalúa también la posibilidad de contar con más inspectores. Y en Maldonado se tomaron en enero 50 nuevos inspectores.

Incluso el intendente de Cerro Largo, Sergio Botana, que aseguró durante la campaña electoral que no se controlaría, por ejemplo, el uso del casco, dijo a El Observador que en su comuna se realiza un "control fuerte" del tránsito con énfasis en los controles de velocidad, maniobras peligrosas y espirometrías.

Por su parte, el director de Tránsito y Seguridad Vial de Canelones, Omar Rodríguez, señaló a El Observador que "hacer un control exhaustivo" del tránsito en general y de las espirometrías está marcado como una de las políticas de la intendencia. En los últimos tres meses, en el departamento de Canelones se realizaron 724 procedimientos de control en los que se constataron 1.147 infracciones y en 379 casos los conductores fueron derivados a un juez de Faltas.

Con el foco en el alcohol

"Los controles de alcoholemia se están haciendo en forma exhaustiva", afirmó por su parte el director de Tránsito de Paysandú, Federico Álvarez. En esa comuna, en enero se aplicaron 29 multas por espirometrías positivas, cinco de las cuales registraron niveles de alcohol en sangre menores a 0,3. Para el jerarca, los controles de alcohol "ya son una política de Estado" y por tanto los controles son inflexibles.

Las intendencias consultadas aseguran que no se incrementaron los controles de alcohol luego de la ley de tolerancia cero, aunque sí se trata de una norma que refuerza las políticas en ese sentido. En tanto, en Canelones afirman que hay mayor conciencia al respecto.

En Tacuarembó, la alcoholemia está en la mira desde 2011, cuando se constató que en el 50% de los siniestros había presencia de alcohol, dijo a El Observador el director de Tránsito, Juan Carlos Osorio, y en enero hubo 28 multas por esa falta. Tanto es el énfasis que llegaron a quitar la libreta a un conductor de carro de caballos por conducir alcoholizado, dijo.

Esos controles aumentaron también en Rocha, en especial en el verano, aseguró el intendente, con operativos sorpresa en los balnearios.


Populares de la sección