Intendentes blancos también violan Constitución al gastar sus superávits

Afirman que es una práctica común, pero la Constitución lo prohíbe
Tras el anuncio del intendente de Montevideo, Daniel Martínez, de que utilizará el superávit de la comuna para realizar obras en la ciudad, la oposición, en particular el Partido Nacional, criticó esa decisión por considerar que se trata de una violación a la Constitución. Sin embargo, esa parece ser una práctica común en las intendencias del interior, incluyendo a aquellas gobernadas por blancos.

Es así que, consultados por El Observador, los jefes comunales blancos Sergio Botana (Cerro Largo) y Carlos Moreira (Colonia) reconocieron que ellos ya han hecho lo que se apresta a hacer Martínez en la capital. También la intendencia de Canelones, en manos del frenteamplista Yamandú Orsi, defendió esa práctica.

Por lo pronto, Martínez no tiene dudas: "Esto se ha hecho toda la vida. Todos los años va a haber intendencias del interior que tengan superávit y no harán esto que nosotros pensamos hacer, que es pasar la propuesta por la Junta Departamental. En todo caso, imputan en rojo ese año y no pasa nada", dijo Martínez en radio Sarandí al ser consultado por el tema.

Sin embargo, hay quienes señalan que esa práctica es violatoria del artículo 302 de la Constitución, que establece que "todo superávit deberá ser íntegramente aplicado a amortizaciones extraordinarias de las obligaciones departamentales".

"Amortización extraordinaria es cualquier obligación de la intendencia y aunque haya un plazo para pagar (es inconstitucional)" Martín Risso, abogado Constitucionalista

Quien puso el debate sobre la mesa fue el diputado nacionalista Gustavo Penadés, quien dijo a El Observador que no descarta que los ediles blancos presenten un recurso de inconstitucionalidad ante la Cámara de Diputados si la intendencia no desiste de la iniciativa. Penadés argumenta que la comuna debe primero pagar su déficit acumulado y no seguir generando deudas. Pero intendentes de su mismo partido difieren con esa postura.

Por ejemplo, Moreira (Colonia) señaló que "aplicar el superávit a cancelar deudas que no están vencidas, no tiene ningún sentido".

Moreira prevé tener en 2016 un superávit de $ 400 millones que, al igual que Martínez, lo volcará en obras para la ciudad. A su entender, si la intendencia cumple en tiempo y forma con sus obligaciones "no es necesario adelantar el pago y quedarse sin plata para inversiones, que es lo que la gente quiere".
"Yo tengo un fideicomiso a pagar en 2021, ¿por qué tengo que adelantarlo si puedo irlo cumpliendo religiosamente como le estoy cumpliendo al Banco República?", se preguntó Moreira.

Afirmó que la inversión del superávit en obras fue una práctica que también aplicó su antecesor, Walter Zimmer.

"Entendemos que no existe posibilidad de que haya una inconstitucionalidad en este tema" Juan Voelker, Recursos Financieros de la IMM

En tanto, Botana (Cerro Largo) aseguró que invertir la diferencia entre los egresos e ingresos en obras "es lo que corresponde", y que es una práctica común en las diferentes intendencias.

Diferencias

Por su parte, la Intendencia de Canelones, que desde 2012 presenta balances superavitarios, ha volcado siempre ese dinero "directamente a obras que se estén realizando en el departamento", dijo a El Observador la directora de Recursos Financieros, Loreley Rodríguez. La comuna canaria definió además en su último presupuesto incluir una cláusula que indique, justamente, que en caso de tener superávit, el destino serán las obras. Eso será informado a la Junta Departamental y al Tribunal de Cuentas.

En entrevista con Informativo Sarandí, el director de Recursos Financieros de la Intendencia de Montevideo, Juan Voelker, aseguró que la Constitución se refiere a deudas "que están por fuera de los plazos establecidos" y no a las deudas corrientes, que tienen una fecha establecida de pago.
Para las deudas con proveedores, ejemplificó, los plazos de pago están establecidos y los fondos previstos en el Presupuesto. "Si en vez de pagar a 60 días decimos que pagamos al contado, estaríamos violando los pliegos", afirmó Voelker. Siguiendo ese razonamiento, aseguró entonces que "no existe posibilidad de que haya una inconstitucionalidad en este tema".

"Aplicar el superávit a cancelar deudas que no están vencidas, no tiene ningún sentido" Carlos Moreira intendente de Colonia (PN)

Sin embargo, el abogado constitucionalista Martín Risso entiende que la Constitución es clara al respecto. En declaraciones a radio Carve, Risso aseguró el miércoles 10 que si "existe una deuda de la intendencia que tiene que pagar en diciembre, se adelanta el pago haciendo una amortización extraordinaria. O sea que amortización extraordinaria es cualquier obligación de la intendencia y el hecho de que esté programado, que haya un plazo para pagar o no, no cambia la cuestión", dijo.

Populares de la sección