Interés en sanidad y genética forestal

Jornada del Programa Nacional de Investigación en Producción Forestal del INIA y del Grupo de Investigación en Protección Forestal
La avidez por capacitarse en sanidad y genética forestal crece y se constató en una jornada de campo sobre mejoramiento genético y sanidad en eucalyptus que se realizó el jueves 9 de junio en Rocha, en plantaciones y ensayos en predios de Forestal Atlántico Sur (FAS), en la ruta 15, entre Paralle y Velázquez.

Organizaron la actividad el Programa Nacional de Investigación en Producción Forestal (INIA-Tacuarembó) y el Grupo de Investigación en Protección Forestal (INIA-FAGRO-CUT), con colaboración de las unidades de Comunicación y Transferencia Tecnológica de INIA Tacuarembó e INIA Treinta y Tres, y de FAS, que brindó el apoyo logístico.

Gustavo Balmelli, investigador principal del Programa Nacional de Investigación en Producción Forestal del INIA, dijo que "el público se fue más que satisfecho, preguntó mucho y participó activamente, en todo momento se demostró gran interés". Participaron 45 personas, principalmente productores y técnicos de empresas forestales y de servicios.

Luego de las exposiciones de Walter Ayala y Roberto Scoz (directores de INIA Treinta y Tres y del Programa Forestal), y de la de Nicolás Cusano por FAS, investigadores del INIA (Balmelli y Sofía Simeto) y los del Grupo de Investigación en Protección Forestal (Guillermo Pérez y Pilar Gasparri) abordaron diferentes temas.

Dos especies muy relevantes


Se presentaron los avances del "Proyecto de Mejoramiento Genético en E. globulus y E. maidenii por resistencia a Teratosphaeria nubilosa", que comenzó a ejecutarse en 2012. Balmelli comentó que desde 2007 las plantaciones jóvenes de E. globulus, y aunque en menor medida también de E. maidenii, vienen sufriendo los efectos de una grave enfermedad foliar. Se conoció inicialmente como Manchas Foliares de Mycosphaerella y es provocada por el hongo Teratosphaeria nubilosa. Este patógeno produce manchas en hojas juveniles, defoliación y muerte de ápices y ramas. El estrés provocado en los árboles aumenta su predisposición a otros factores bióticos y abióticos adversos, como plagas, enfermedades, heladas, sequías, etcétera. La frecuente ocurrencia de epidemias y su gran severidad, asociado a la inexistencia de alternativas de manejo efectivas, llevó a la progresiva sustitución de E. globulus y E. maidenii por especies resistentes, como E. grandis, E. dunnii y E. smithii. Si bien esta estrategia es muy efectiva para el control de la enfermedad, puede tener implicancias económicas relacionadas al menor valor de la madera y a la dificultad de exportación de otras especies. Por eso mantener la producción de E. globulus es de gran importancia comercial para el sector forestal del sureste, tradicionalmente productora de la especie. En este contexto el Programa Forestal del INIA reorientó sus programas de mejoramiento genético de E. globulus y E. maidenii para obtener materiales de buen comportamiento frente a esta enfermedad.

Cruzamientos controlados


Balmelli habló también sobre la evaluación a campo del comportamiento frente a la enfermedad del material genético obtenido mediante cruzamientos controlados. En la mañana se visitó uno de los ensayos, la Prueba de Progenies, y aunque lleva solo ocho meses de instalado, se pudo ver el comportamiento inicial de los genotipos en evaluación. Si bien el principal objetivo es obtener clones de E. globulus de buen comportamiento frente a la enfermedad, hay una estrategia paralela basada en la hibridación con especies resistentes, en este caso con E. grandis. Los genotipos evaluados en este caso corresponden a cruzamientos intraespecíficos de E. globulus y cruzamientos interespecíficos de E. globulus y E. maidenii con E. grandis.

En otro ensayo visitado luego del mediodía, que tiene casi dos años, se evalúan cruzamientos de E. globulus y de híbridos de E. grandis x E. globulus. Luego de describir los materiales en evaluación, que además de los cruzamientos incluye lotes comerciales de E. dunnii, E. grandis, E. maidenii y E. smithii, se presentaron los resultados de la primera evaluación (a a los 14 meses). Se vio que E. dunnii fue el lote de mayor crecimiento, que E. smithii fue el de menor sobrevivencia y que los cruzamientos intraespecíficos de E. globulus fueron los que presentaron mayor defoliación por T. nubilosa. Lo más importante fue comprobar que los cruzamientos de E. globulus presentan gran variabilidad en la precocidad con que cambian a follaje adulto, lo que le permite al árbol escapar a la enfermedad. En cuanto a los híbridos de E. grandis x E. globulus, se pudo apreciar que la resistencia a T. nubilosa está mucho más cercana a la que presenta E. grandis que a la de E. globulus, en en otro resultado promisorio.

Por manejos incorrectos se han detectado pérdidas de hasta el 50% en las cosechas forestales.

También se presentaron datos de otro ensayo, instalado en 2011 en Lavalleja, en base al cual se realizó una estimación del impacto productivo ocasionado por T. nubilosa en E. globulus. En ese ensayo, que sufrió una epidemia bastante severa durante el segundo año, se cuantificó el nivel de defoliación de cada árbol y posteriormente se evaluó su crecimiento hasta el quinto año. De acuerdo a lo esperado, a mayor defoliación menor fue el crecimiento medio y mayor la mortalidad. Para estimar las pérdidas productivas generadas en cada nivel de defoliación, es decir la reducción en el volumen de madera por hectárea, se combinó la pérdida ocasionada en el crecimiento con la pérdida de árboles (disminución de la población). La pérdida en volumen por hectárea esperada al momento de la cosecha puede estimarse como: el % de defoliación al segundo año menos 20%. Por ejemplo, una plantación que al segundo año presente una defoliación promedio de 70% tendrá una pérdida a la cosecha del 50%. En otras palabras, la producción esperada a la cosecha en dicha plantación será la mitad de la que se obtendría si no hubiese sido dañada por T. nubilosa. Estos niveles de defoliación son frecuentes en plantaciones de E. globulus, como quedó demostrado en un amplio relevamiento realizado por INIA en plantaciones instaladas en 2008 en la región sureste, las cuales en promedio tuvieron una defoliación promedio del 71%.

En los dos ensayos se vieron diferentes problemas sanitarios, para que los presentes aprendan a reconocerlos. Además de mostrar y describir los síntomas se comentó cuál es el rango de hospederos (especies de eucalipto afectadas) y se realizó una descripción de los principales aspectos relacionados con la biología, daños que ocasionan y alternativas de manejo. Además de manchas foliares por T. nubilosa, se mostró y comentó sobre: manchas foliares causadas por Teratosphaeria pseudoeucalypti (que provoca la enfermedad conocida como Mancha Amarilla); las causadas por Teratosphaeria suttonii (responsable de las Manchas por Epicoccoides); la Roya del Eucalipto (causada por Puccinia psidii); los Gorgojos del Eucalipto (Gonipterus spp.); y la Chinche del Eucalipto (Thaumastocoris peregrinus).

Plantación de E. smithii


El cierre de la actividad fue en una plantación comercial de E. smithii. Balmelli indicó que es una de las alternativas para sustituir a E. globulus, debido a la calidad de su madera para producción de pulpa que, según empresas exportadoras, permitirá obtener en el mercado un precio similar al obtenido con E. globulus. Dado que su uso comercial es relativamente reciente en el país, el objetivo de la visita fue conocer y compartir la experiencia de las empresas que la han utilizado. Puede concluirse que E. smithii tiene muy buen crecimiento y buena sanidad general. Sin embargo las plantaciones frecuentemente presentan árboles muertos, con todo el follaje seco y podredumbre radicular. El agente causal aún no ha sido identificado. Se sospecha que pueda tratarse de una o más especies de Phytophthora, patógeno de suelo que afecta a varias especies de eucaliptos. No se hizo un relevamiento sistemático, pero los presentes coincidieron en que este problema se observa en plantaciones que van desde uno a tres años, provocando frecuentemente mortalidades de 20% o 30%. Falta información sobre aspectos de esta problemática (agente causal, incidencia, factores predisponentes, alternativas de manejo, etcétera), por lo cual urge realizar la investigación correspondiente.

Ensayos que reflejan la situación productiva


Nicolás Cusano, responsable de silvicultura de Forestal Atlántico Sur (FAS), destacó que la jornada "fue satisfactoria y muy positiva, con bastante concurrencia", útil "para conocer los avances que INIA va teniendo en sus ensayos y en la investigación que realiza, pudiéndola ver a nivel de campo. Son instancias para juntarnos y conversar con la gente que está en el sector, sobre todo en la zona este, y compartir diferentes escenarios productivos, preocupaciones o inquietudes. Este tipo de jornadas encaja muy bien en los trabajos que estamos realizando con otras empresas en la Sociedad de Productores Forestales, a través de la comisión de sanidad, donde trabajamos en conjunto con instituciones públicas y privadas".

Se visitaron los establecimientos "Santa Sabrina" y "Agrocampo", en Rocha, cercanos a Velázquez. "Son predios donde la empresa tiene sus plantaciones comerciales y le cede a INIA una parcela para que se instalen los ensayos. A su vez FAS muchas veces colabora con la logística en esa instalación o aportando los mismos insumos que utiliza en sus plantaciones. Todos los cuidados y manejos posteriores a la instalación son hechos por la empresa y son exactamente los mismos que FAS realiza en todas sus plantaciones, por lo cual reflejan la situación productiva que realizamos", indicó.

FAS comenzó sus actividades en 2006 y posee tres grandes áreas de trabajo: comercialización de madera, logística y producción forestal.

Acerca del autor