Interna del FA complicada por cruce entre Agazzi y Darío Pérez

El senador tupamaro relativizó sus dichos sobre el diputado, pero cuestionó que haya hablado del tema con el presidente Mujica

"Para contribuir con usted, le enviaré de regalo: un compás para no perder el centro, una escuadra para encuadrarse y un nivel para que no lo pierda, y agrego que no gastaré más pólvora en Chimangos". Así se dirigió este miércoles a través de una carta pública el diputado Darío Pérez (Liga Federal) al senador emepepista Ernesto Agazzi.

La Diaria publicó el martes que Agazzi trató de "personaje" a Pérez y que dijo que con su actitud de no votar el proyecto de ley que regula el mercado de marihuana estaba "extorsionando" al Frente Amplio. Si bien este jueves en diálogo con Sarandí el senador aseguró que no dijo esas palabras, cuestionó que Pérez haya consultado al presidente José Mujica sobre el tema y criticó que no haya participado en la discusión del tema.

"El problema no es que se tenga diferencia de opinión. El problema es que no se participa en el colectivo que lo va construyendo y después se le pida una entrevista al presidente de la República. La acción personal como contradictorio a la acción colectiva es lo que yo recalco en este caso", dijo. Agregó tener "buen concepto" sobre Pérez y que se armó "una bola de nieve" sobre el asunto.

Agazzi aseguró que no recibió la carta de Pérez.

Allí el diputado se defiende, critica con dureza e ironiza. En primer lugar destaca el buen clima que existe con sus compañeros de bancada, con quienes se reunió el pasado martes y decidieron posponer el voto para el 31 de julio. Destaca la actitud de Sabini, Bango y Calzada (principales promotores de la ley) y luego se refiere a los dichos de Agazzi.

“Me resulta incomprensible la vieja práctica del descalificativo personal que, por otra parte, ya he sufrido, realizada por el Senador Agazzi, descalificación personal que no tiene un solo argumento político racional que la sustente, que se descalifica por sí misma y descalifica a quien la emite”, dice Pérez y luego se refiere a otros casos en los que no estuvo de acuerdo con su fuerza política desde 1995 cuando fue electo diputado.

Nombra a su voto o manifestación en contra de contra de las maniobras Unitas, la ley de educación, la caja bancaria y la despenalización del aborto. 


Sobre el tema de fondo, dice la regulación del cannabis "no es un tema ideológico, tampoco del programa de gobierno, ni lo fue de la plataforma electoral, mucho menos un tema de derechos humanos o de demandas sociales laborales. Es una estrategia de abordaje del problema, elaborada en la cúpula del Poder Ejecutivo y trasladada al seno del Frente Amplio que siguió la línea”.

Relata que en primera instancia consideró el proyecto de la marihuana “invotable”, pero que “con el transcurso del tiempo” entendió que “algo había que hacer” y que así, hizo sus aportes. “A cada crítica que le hacíamos al proyecto respondimos con una propuesta y solo hemos negociado sobre el proyecto en sí, con entera responsabilidad y no cambiado votos por caramelos, léase cargo, cosa común en política”, establece Pérez.

Luego se refiere a los términos atribuídos a Agazzi. "Creo, humildemente, que mis acciones no se encuadran en la definición de la palabra” en referencia a “extorsión”. Con respecto al calificativo “personaje”, dice que “parece una lisonja si uno no supiera que fue hecho con ánimo de menoscabar y descalificar”.

”Es evidente que quienes estamos en la trinchera de la salud, en contacto con las adicciones y los adictos, con los familiares de ellos y su calvario, con los efectos de las adicciones en cuerpo, mente y alma, tengamos prudencia, moderación y ponderación frente al proyecto de ley en discusión”, dice Pérez.

Finalmente ironiza: “debo confesar mi admiración por el acto de grandeza que tuvo cuando resignara ser Ministro de Educación y Cultura y sus posturas frente a determinados temas”. Y agrega: "Convivimos bajo la misma bandera roja, azul y blanca, le debe constar que tenemos sueños en común, le debe constar que los dos fuimos presos políticos, por lo tanto hermanos, es así como lo siento con los otros. Por supuesto, también tenemos diferencias usted tomó las armas antes de 1973, y yo un pincel y volantes para combatir la dictadura, usted pertenece a una organización, con un gran líder en la que ha tenido diversas tareas, nosotros en cambio hemos participado de cuatro legislaturas, tres de las cuales han salido de trabajar a la intemperie, con tenedores y palillos de dientes, tras un proyecto de cuño federal y artiguista”.

 

 


Populares de la sección

Comentarios