Interpelación: se habló mucho de educación pero no pasó nada

Mieres exigió a Muñoz cumplir con acuerdos multipartidarios

La tercera interpelación a la ministra María Julia Muñoz, desde que en 2015 asumió la cartera de Educación y Cultura, terminó ayer con el mismo resultado que las dos anteriores.

La bancada oficialista aprobó con 16 votos en 30 una moción de respaldo a la gestión de la ministra y de los jerarcas de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), y expresó además su conformidad con las explicaciones vertidas en sala y con el "proceso de transformación educativa" que está llevando a cabo el gobierno.

En tanto, la oposición se retiró insatisfecha con las explicaciones presentadas por las autoridades de la educación y exigió al gobierno cumplir con el compromiso asumido en la campaña electoral de transformar el ADN del sistema educativo. Incluso, la moción presentada por los partidos de la oposición, que no obtuvo el respaldo necesario para ser aprobada, proponía la puesta en práctica "urgente" de los acuerdos multipartidarios en materia educativa alcanzados en 2010 y 2012 como "vía imprescindible de revertir el fracaso demostrado por las autoridades de la educación". Agrega que las autoridades son "incapaces de encarar una política que vuelva a poner al Uruguay en los niveles que tuvo y merece".

Ayer el interpelante Pablo Mieres (Partido Independiente) presentó a Muñoz y a las autoridades del Codicen unas 35 preguntas, de las cuales según él, muchas quedaron sin contestar.

"Esta situación de la educación de nuestro país no es resultado de que nadie sabe lo que hay que hacer. Hay dos acuerdos multipartidarios firmados. Se sabe lo que hay que hacer, simplemente hay un problema de voluntad política", afirmó Mieres. "A este gobierno le quedan tres años, y tres años en la vida de los niños y jóvenes es mucho tiempo. No puede haber resignación, no podemos cruzarnos de brazos", agregó. En ese sentido, manifestó que no es correcto decir que los cambios en la educación "demoran mucho". "Se pueden lograr resultados relativamente rápido", afirmó.

Desde el comienzo de su intervención, Mieres dejó claro que su discurso iba directo al presidente Tabaré Vázquez. Por eso, ya avanzada la interpelación lo retó a llevar a cabo los cambios prometidos. "El presidente de la República no puede resignarse a pasar a la historia como un presidente que no quiso cambiar la educación del país", dijo. Para lograr eso, manifestó, es necesario cambiar a las autoridades de la educación, una idea que planteó hace un par de meses a cambio de apoyar la próxima ley de Presupuesto. Mieres dijo que de los 14 cargos políticos que existen entre el MEC y la ANEP, seis están ocupados por la mismas personas desde el primer gobierno del Frente Amplio. Otros cuatro lo están desde el período pasado. Durante esta administración hay solo cuatro nuevos, dijo.

Por su parte, la ministra señaló que el gobierno sí está cumpliendo con la promesa de cambiar el ADN de la educación porque se están haciendo "cambios sustanciales". "Descentralizar la oferta educativa es cambio de ADN, facilitar el tránsito entre un ciclo y el siguiente es cambio de ADN, el plan Ceibal, el inglés y los cursos de robótica es cambiar el ADN", subrayó. La interpelación se extendió durante más de 10 horas.



Mails y redes sociales

Durante la interpelación, Pablo Mieres se molestó con comentarios que el Frente Amplio publicó en su cuenta oficial de Twitter. Un mensaje publicado catalogaba al senador de "oportunista" y señalaba que los datos manejados eran "falsos". También presentó un mail enviado a funcionarios del MEC donde, según el senador, se los instaba a apoyar a la ministra en redes. Parte del debate del senado se centró en esas acusaciones.



Populares de la sección