Investigan fiesta "plus 14" en Coyote que terminó en tragedia

El INAU y la Justicia determinan en qué condiciones se desarrolló fiesta con menores de edad donde fue asesinado un joven de 19 años
Las noches de fin de semana de los vecinos de la calle Colorado son puertas adentro. Sobre la medianoche, son pocos los que se animan a salir de sus casas, especialmente aquellos que viven a pocos metros del boliche Coyote donde, según el relato de algunos de ellos, las peleas son la regla.
"En general es un barrio tranquilo, donde los vecinos nos saludamos. Pero llegan los viernes y sábado de noche y si te olvidaste de comprar algo tenés que recurrir al delivery, porque no se puede salir", contó a El Observador un vecino que vive hace 16 años en esa zona del barrio Reducto.

El lunes de madrugada no fue la excepción. "Candy", una fiesta para mayores de 14 años venía siendo anunciada desde hacía varias semanas en ese local, con el feriado de ayer como excusa. Sobre las 2.15 de la madrugada, a los gritos habituales que se escuchan incluso desde casas alejadas del boliche, se le sumaron ruidos de piedras y tiros. Fueron entre siete y ocho, según dijo un vecino.
Pasaron unos minutos y el hombre volvió a escucharlos.

Dos horas después, los tiros volvieron: un joven de 19 años murió de un disparo en la puerta de Coyote, donde unas 100 personas participaron de una trifulca luego de que los organizadores de la fiesta decidieran prohibir el ingreso de más personas al local porque un inspector municipal constató que se había superado el límite permitido. Cuando comenzaron las pedreas, el inspector llamó al 911.

Otro adolescente resultó herido, informó a El Observador Gustavo Zubía, fiscal del caso.
Integrantes del equipo que trabaja en el boliche, que prefirieron no ser identificados, señalaron a El Observador que dentro del local la fiesta se estaba desarrollando "normalmente" y se enteraron de lo sucedido una vez finalizado el evento.

Por la muerte del joven, sobre la hora 13 de ayer fue detenido un policía de la Guardia Republicana que quedó detenido y volverá a declarar hoy. Además, la Justicia citó como testigo al jefe de seguridad del boliche.

INAU investiga


El incidente, que se transformó en tragedia, generó otra investigación tanto a nivel judicial como por parte del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU). La dueña del local fue citada a declarar como testigo, pero pasó a ser indagada por el juez Nelson Dos Santos por sobreventa de entradas, informó el magistrado a El Observador. En ese caso, podría configurarse el delito de estafa. A su vez, Dos Santos citó como testigos al inspector de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) que detectó la sobreventa y a un relacionista público.

La investigación del INAU se centra en las condiciones en la que se desarrolló el evento. Los organizadores habían solicitado a la institución un permiso para realizar una fiesta desde la medianoche del lunes con menores de edad, que debían tener como mínimo 14 años.

El INAU concedió ese permiso, con la prohibición de vender alcohol.

Sin embargo, algunos relatos de asistentes al evento alertaron al organismo de que esa prohibición podría no haberse cumplido. La directora de Espectáculos Públicos del INAU, Alejandra Pacheco, dijo en diálogo con El Observador que el organismo todavía no determinó si, efectivamente, se vendió alcohol cuando estaba prohibido hacerlo y se encuentra recabando la información necesaria para llegar a una conclusión. Coyote es uno de los boliches donde, cada fin de semana, el INAU fiscaliza que se cumpla con la normativa. "En ese local no hemos detectado ninguna infracción con respecto a la venta con un permiso. No tiene antecedentes", sostuvo Pacheco.

Sobre las 7.30 de la mañana, los empleados de una empresa que linda con el local de Coyote llegaron a su lugar de trabajo como todos los días. Sin embargo, la jornada tuvo que empezar media hora más tarde. Policía Técnica se trabajaba en el lugar y les permitió pasar sobre las 8.

En el barrio, los vecinos comentaban lo sucedido horas antes y las ganas de que el local cierre se multiplicaron.

"Antes era más tranquilo porque había un 222, pero una vez que lo sacaron hay líos todos los fines de semana", dijo uno.

Algo similar transmitió en su Facebook el escritor Roy Berocay, que vivió allí varios años: "Esto pasa casi todos los fines de semana, cuando el lío no se traslada a la plaza del Reducto que puede llegar a parecer una escena de The Walking Dead", en referencia a la serie televisiva sobre zombies.

Permisos diferentes según la hora

Los permisos para fiestas de las que pueden participar menores de edad varían según la hora. La directora de Espectáculos Públicos del INAU, Alejandra Pacheco, explicó a El Observador que existe un permiso para matiné, que no pueden superar la medianoche y comienzan sobre la hora 20, y otro para fiestas que son en la madrugada. De todas formas, la condición, además de contar con las habilitaciones de Bomberos y municipal, es que queda totalmente prohibida la venta de bebidas alcohólicas.

Otros casos


Abril 2016 El encargado de seguridad de un evento realizado en las canteras del Parque Rodó empujó al vacío a un joven de 18 años, que estuvo internado en CTI. El hombre fue procesado con prisión.

Marzo 2016  En medio de una pelea, un hombre de 39 años se cayó por las escaleras de un boliche en la avenida Rondeau y Uruguay y murió en el lugar.

Julio 2012  Tres jóvenes fueron golpeados en la discoteca Ice de Salto y uno de ellos terminó en el CTI. Los incidentes empezaron dentro pero siguieron fuera del local.

Populares de la sección