Investigan fraudes en cajeros con tarjetas de débito y aconsejan tomar precauciones

El Ministerio del Interior detectó un incremento de estas prácticas en los últimos tres años
Si está convencido de que cuando entra a un cajero automático está completamente solo, piénselo de nuevo. En los últimos tres años las autoridades han detectado un incremento en los intentos de estafa dentro de las terminales, llevados adelante por bandas que llegan al país desde fuera de fronteras.

De hecho, en los últimos días varios bancos de plaza se vieron obligados a bloquear tarjetas de débito por este motivo. Se trata de una maniobra en tres pasos y es "bien típica" del crimen organizado, explicó a El Observador el subcomisario del Departamento de Investigaciones de Delitos Financieros de la Dirección General de Lucha contra el Crimen Organizado del Ministerio del Interior, Sergio Fagúndez.

En la primera etapa los estafadores colocan dispositivos en los cajeros para copiar la información del plástico. Sobre la ranura donde se inserta la tarjeta se superpone un aparato (skimmer), que lee la información de la banda magnética. Además, se instala una pequeña cámara que tiene como finalidad captar el momento en que la persona que ingresa para extraer dinero digita en el teclado su PIN. En cuestión de segundos estos dos elementos quedan instalados y cada vez son más "imperceptibles", indicó Fagúndez.

El segundo paso implica que esta información se envíe vía web a otro de los eslabones de la cadena, ubicado generalmente en el exterior. A cualquier tarjeta con una banda magnética –la que se utiliza en algunos lugares para andar en el transporte público o la de un supermercado, por ejemplo– se le borra su información original y se le graban los datos de una nueva banda magnética y el PIN, robados en la etapa anterior. Por último, alguien se dirige a un cajero con este "nuevo" plástico para extraer dinero, y así se cierra el círculo de la estafa.

El sábado pasado El Observador informó que varios bancos de plaza habían decidido bloquear y cambiar tarjetas de cientos de clientes ante intentos de fraude de este tipo.
Fagúndez complementó que hay "sospechas" de que en los últimos días hubo intentos de llevar adelante este tipo de maniobras.

Un búlgaro, un rumano, tres argentinos, tres franceses y un dominicano fueron procesados con prisión en lo que va del año por este motivo, enumeró Fagúndez, quien agregó que estos dispositivos se han encontrado siempre en terminales dentro de Montevideo, salvo en una oportunidad, cuando el pasado enero se halló uno en Punta del Este.

Para hacer frente a esta práctica, en los últimos años el Ministerio del Interior empezó a tener un contacto más fluido con las redes de cajeros. Si la red o algún banco alertan acerca de la sospecha de algún comportamiento irregular dentro de un cajero, una de las alternativas es vigilarlo para dar con los estafadores cuando pasen a retirar los dispositivos que colocaron previamente.

El funcionario del Ministerio del Interior comentó que no es posible saber a cuánto asciende el daño por prácticas de este tipo en los últimos años dado que los bancos no comparten la información de cuál fue el daño económico que sufrieron.

¿Qué puede hacer una persona para evitar ser víctima de esta estafa? Hay un "antídoto para este mal", muy "casero", explicó Fagúndez: tapar con la otra mano cuando se digita el PIN en el teclado. De nada sirve la información de la banda magnética si no se la complementa con este código.

Qué hacen los bancos


Por su parte, los bancos también toman recaudos para evitar que este tipo de acciones termine afectando a sus clientes. En general, ante una situación de esta naturaleza, el protocolo indica que las tarjetas que extrajeron dinero en aquellos cajeros donde se observó o sospechó de las presencia de estos dispositivos sean bloqueadas y reemplazadas por otra. Esto explica por qué en las últimas semanas muchas personas se encontraron con que no podían efectuar una compra con débito a pesar de contar con saldo disponible en sus cuentas.

En esta última oportunidad "gracias a los sistemas de alertas por posibles casos de fraude con los que cuenta el banco, los clientes afectados fueron mínimos y por importes menores", indicó el director comercial de banco Santander, Esteban Gherardi.

El ejecutivo añadió que "el fraude digital y electrónico es un riesgo cada vez mayor en el mundo y, principalmente, en geografías como las nuestras, en las que el mercado aún es inmaduro en incorporación de tecnologías de autenticación para prevención del fraude".
Santander, destacó Gherardi, ofrece a sus clientes tarjetas con "alta protección" (además de banda magnética, vienen con chip), lo que minimiza la posibilidad de fraude, además de un seguro de "fraude full".

Fuentes de BBVA, en tanto, indicaron que la red de cajeros en general se había visto "afectada" por la colocación de aparatos para clonar tarjetas, "lo que no significa que se haya materializado un caso de fraude".

Los informantes dijeron que los plásticos que "operaron en los distintos puntos de compromiso (independientemente del banco al cual pertenezca) en la franja horaria que estuvo colocado el dispositivo de clonación, se bloquean y se reemplazan por otro". De hecho, para incrementar los niveles de seguridad que ofrece a sus clientes, el banco lanzó ayer un nuevo sistema de alertas por mensaje de texto (ver Apunte).

Mientras tanto, en el Banco República (BROU) se manifestó que si bien los últimos intentos de fraude detectados no tuvieron lugar en su red de cajeros, en lo que va del año hubo "tres o cuatro episodios" de esta índole.

Las fuentes del banco estatal afirmaron –"para dar tranquilidad y seguridad"– que la institución monitorea de manera constante cada uno de sus cajeros y que trabaja codo a codo con el Ministerio del Interior en este aspecto. Asimismo, las fuentes indicaron que en este terreno las redes de cajeros no compiten sino que comparten "datos permanentemente" para derribar al enemigo en común.

En su nota del sábado, El Observador consignó la palabra del director de banca minorista y marketing de Itaú, Carlos Ham, quien expresó que estos sistemas se habían descubierto en "varios cajeros" y que "los sistemas de prevención y monitoreo han sido muy efectivos y el fraude consumado fue por montos muy pequeños".

Nuevo sistema de BBVA para tarjeta de débito


BBVA presentó ayer un sistema de alertas a través de mensaje de texto para las tarjetas de débito, un servicio que ya tenía disponible para sus clientes que operaban con tarjetas de crédito. Si el usuario da de alta esta opción –lo puede hacer de manera rápida a través del sitio del banco si ya tiene su usuario web, aseguran en la institución– recibirá en su celular un mensaje de texto cada vez que realice una compra con su tarjeta de débito. También podrá extender esta posibilidad a cada extracción de dinero que haga. Los SMS contienen el nombre del banco, los últimos dígitos de la tarjeta con que se realizó la operación, el nombre del comercio o cajero, el monto de transacción y la fecha y hora. Así, el dueño de la tarjeta sabrá rápidamente si se usó su información para realizar una operación sin su consentimiento.

Populares de la sección

Acerca del autor