Investigan muertes en México por tiroteo entre policías y maestros

Policía dice que hubo infiltrados y sindicato difiere con cantidad de fallecidos
Autoridades mexicanas investigaban ayer si alguno de los seis fallecidos en los choques entre integrantes del sindicato de maestros de ese país y la Policía en el estado sureño de Oaxaca había sido víctima de disparos de agentes de seguridad, informó la policía federal.

El enfrentamiento ocurrió el domingo cuando los docentes llevaban adelante violentas protestas y bloqueos de rutas en Oaxaca por oponerse a una reforma educativa vigente desde 2013.

El gobierno de Oaxaca identificó a los seis fallecidos en los enfrentamientos, al tiempo que las autoridades informaron que en Juchitán un reportero gráfico fue asesinado a balazos por encapuchados tras fotografiar saqueos.

Otras 108 personas, 55 policías y 53 civiles, resultaron heridas.

Los choques se produjeron en el poblado de Asunción Nochixtlán cuando unos 800 policías federales y estatales lanzaron gases lacrimógenos para desalojar a miles de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que desde hace una semana bloqueaban carreteras apoyados por cientos de estudiantes y otros simpatizantes.

A pesar de que la cifra oficial es de siete fallecidos, un dirigente de la CNT dijo ayer que eran ocho las personas que murieron en la "masacre".

Estas muertes ocurren mientras continúa la presión social contra el gobierno por la desaparición en 2014 de 43 estudiantes de Ayotzinapa.

La CNTE, el ala radical del sindicato de maestros, protesta contra una reforma educativa promulgada en 2013 por el gobierno de Enrique Peña Nieto, que contempla principalmente la evaluación de los maestros.
Los docentes han realizado protestas en varias ciudades del país, y en Oaxaca se recrudecieron luego de que el líder magisterial local Rubén Núñez fuera encarcelado hace una semana.

A Núñez se lo investiga por enriquecimiento ilícito, y a Francisco Villalobos, secretario de la CNTE local, por robo agravado de libros oficiales de la Secretaría de Educación Pública.

Disparos y gases

Varios disparos se escucharon durante el enfrentamiento, mientras medios locales publicaron imágenes en las que se observa a uniformados armados con fusiles y pistolas.

Aunque en un inicio la Comisión Nacional de Seguridad negó categóricamente que sus agentes estuvieran armados, después reconoció haber usado armas para repeler balas de un grupo "radicalizado" que, según su versión, disparó incluso contra la población.

"Efectivamente muy al final del proceso llegó un grupo de Policía Federal en apoyo que portaba sus armas de cargo", dijo el comisionado general de la Policía Federal, Enrique Galindo, al precisar que "ni siquiera el propio magisterio estuvo involucrado en estas cosas".

"Se tiene conocimiento de que las agresiones por arma de fuego registradas provinieron de personas ajenas a los bloqueos, quienes realizaron disparos contra la población y los policías federales", indicó, por su parte, la Comisión Nacional de Seguridad en un comunicado.

Se trata de "la acción represora de los gobiernos federal y estatal", estimó la CNTE en un comunicado, donde aseguraba que aún no había realizado un recuento de víctimas "debido a las condiciones de gravedad del desalojo policial".

Pero para el gobernador del estado de Oaxaca, Gabino Cué, se trata de "actos desmesurados de inconformidad" que durante 35 días han dado como resultado el cierre de carreteras en 37 puntos estratégicos de Oaxaca, "afectando de manera grave el abasto de insumos de primera necesidad".

El jerarca dijo en una conferencia de prensa que "personas embozadas" realizaron saqueos a comercios y bloquearon las vías que conectan a Oaxaca con otras regiones, incendiando vehículos del transporte público y causando "graves pérdidas en materia turística".

Los enfrentamientos también estallaron en otros poblados donde había bloqueos, como Hacienda Blanca y Juchitán de Zaragoza, donde un fotorreportero fue asesinado a balazos.

Debate por uso de armas

El gobernador de Oaxaca dijo que en los enfrentamientos del domingo en Nochixtlán, a unos 80 kilómetros de la capital del estado, murieron seis civiles, solo dos de ellos vinculados al ala radical del sindicato de maestros.

Según el jerarca estatal y el Comisionado General de la Policía Federal, en la protesta había personas armadas en nombre del magisterio. "Por estos grupos, que estamos investigando quienes pueden ser los responsables, hoy estamos informando la pérdida lamentable de estas seis personas", dijo Cué en la rueda de prensa.

El funcionario también informó que 51 personas resultaron heridas y que lograron 21 detenciones.
Las imágenes de televisión mostraron el domingo pequeños incendios, personas encapuchadas tirando piedras, agentes lanzando gas lacrimógeno y el cierre de algunas vías públicas de Nochixtlán.

Fuente: Agencias

Populares de la sección