Investigan a policías por omisión en caso de violencia doméstica

Interior culminó la investigación y envió el caso a la Justicia
La primera denuncia de Cintya Varela contra su pareja llegó a la Justicia especializada en violencia doméstica el 2 de junio de 2012. La orden del juez fue prohibirle que se acercara a Cintya por 90 días en un radio de 200 metros. Pero las amenazas continuaron y desde ese momento,las denuncias fueron cada vez más frecuentes. Incluso llegó a retractarse en una oportunidad, por miedo.

La última vez que Cintya entró a una comisaría por violencia doméstica fue a la Seccional 19, pero la denuncia tomada por la Policía nunca llegó a la Justicia. El 28 de noviembre de ese año su expareja la apuñaló y murió en su casa de Nuevo París, a los 34 años. El hombre se suicidó.

El Ministerio del Interior, a través de la Jefatura de Montevideo, comenzó una investigación administrativa para determinar si no haber informado a la Justicia era una omisión.

Los comisarios responsables de esa seccional fueron sancionados con 10 días de multa y se sumarió a otra oficial.

Tras finalizar la investigación, el Ministerio del Interior elevó el caso a la Justicia "considerando la extrema gravedad de los hechos", según indicóel ministro Eduardo Bonomi en una nota enviada al presidente Tabaré Vázquez en abril de este año, en la que resumió lo sucedido.

El caso llegó a manos de la jueza penal Julia Staricco, que recientemente solicitó a la Jefatura de Montevideo más información sobre los funcionarios policiales que estaban trabajando el día que la mujer hizo su última denuncia, para determinar si tienen responsabilidad penal por la omisión cometida, informaron a El Observador fuentes vinculadas al caso.

Un día después del asesinato de Cintya, el ministro Bonomi anunció que las pulseras electrónicas para personas denunciadas por casos de violencia doméstica comenzarían a estar operativas. De hecho, esa misma semana de noviembre de 2012, la Justicia había ordenado que se utilizaran pero el sistema no estaba listo, y no pudo concretarse esa solicitud.

El caso
El 2 de junio de 2012, Cintya ya estaba separada y denunció a su expareja, con la que convivía hacía más de diez años, por amenazas, agresión y lesiones. En esa oportunidad, intervino el Juzgado de Familia Especializado de 5º Turno, que dio cuenta a un juzgado penal.

La Justicia Penal determinó que el hombre quedara en libertad pero le prohibió acercarse a Cintya en un radio de 200 metros, por un plazo de tres meses.

El 28 de agosto, la mujer volvió a presentar una denuncia, pero tres días después se retractó y afirmó que había llegado a un acuerdo con el denunciado. La Justicia informó luego que Cintya retiró la denuncia por amenazas.

El 2 de octubre, según consta en el expediente, la Unidad Especializada de Violencia Doméstica entrevistó a la mujer, quien manifesó que "estaba todo bien" y que no habían ocurrido hechos como los denunciados.

Sin embargo, eso cambió al poco tiempo y el 21 de noviembre volvió a denunciarlo en la seccional 19. Su hermano, Marcel, recuerda que sus padres la acompañaron a presentar esa denuncia, según relató a El Observador. Una semana después, su expareja la acuchilló.

Populares de la sección