Israel se enfrenta a las potencias mundiales en defensa de sus colonos

La resolución de la ONU contra los asentamientos desató una ofensiva diplomática
El gobierno de Israel reaccionó ayer con vehemencia ante la histórica resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU), que por primera vez desde 1979 definió como ilegales a los asentamientos judíos en los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén Este.

Con Uruguay como integrante de uno de los organismos más relevantes de la comunidad internacional, el tema generó, a nivel local y sobre fin de año, un distanciamiento entre la administración del presidente Tabaré Vázquez y uno de los socios claves de Medio Oriente.

Pero el asunto tiene un alcance más global. Porque el gobierno de Israel trancó fuerte y envió distintas señales diplomáticas que enfrían sus relaciones con todos los países que apoyaron la condena a la política israelí de colonización, aprobada el viernes tras una inusual abstención de Estados Unidos (EEUU). El Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel convocó a todos los embajadores de los países del Consejo de Seguridad con los que tiene relaciones diplomáticas, entre ellos el de Uruguay, para presentarles una protesta formal por su voto a favor de una resolución contra los asentamientos judíos.

Se trata de los diplomáticos de mayor rango establecidos en Israel de China, Francia, Rusia, Gran Bretaña, España, Egipto, Japón, Ucrania, Uruguay y Angola. Ayer, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se reunió de urgencia con el embajador de Estados Unidos, Dan Shapiro.
Los únicos países que no fueron convocados a "clarificación" fueron Venezuela y Malasia, con los que Israel no tiene relaciones diplomáticas, y Nueva Zelanda y Senegal, que no tienen embajador. Pero a estos últimos dos igual se les hizo llegar la molestia.

La ofensiva diplomática promovida por Netanyahu también prohíbe a sus ministros que viajen al menos durante las próximas cuatro semanas a los países involucrados en la determinación, según informó el diario El País de Madrid.

La convocatoria de los diplomáticos es una nueva medida israelí en respuesta a la resolución aprobada el viernes por 14 votos a favor, ninguno en contra y la crucial abstención de EEUU.
La resolución exige el cese "inmediato" y "completo" de los asentamientos judíos en el territorio ocupado de Cisjordania y Jerusalén Este, e insiste en que la solución al conflicto de Medio Oriente pasa por la creación de un Estado palestino que conviva junto a Israel. En una maniobra poco común, Estados Unidos se abstuvo de apoyar a su principal aliado en Medio Oriente, pese a que siempre apoyó a Israel.

La resolución


La resolución del emitida por el Consejo de Seguridad de la ONU declaró ilegales las colonias en territorios palestinos ocupados por considerar que violan el derecho internacional. La resolución exigió que "Israel cese inmediatamente y completamente los asentamientos en los territorios palestinos ocupados, incluido Jerusalén Este". Además, recalcó que las colonias israelíes "no tienen validez legal" y "están poniendo en peligro la viabilidad de la solución de los dos Estados".

Aunque la resolución, promovida por Egipto y presentada finalmente por Nueva Zelanda, Senegal y Venezuela, no prevé sanciones contra Israel, los responsables israelíes temen que facilite demandas ante la Corte Internacional de Justicia y aliente sanciones contra los productos de las colonias. El organismo, que advierte que las colonias son ilegales en base al derecho internacional, alertó en los últimos meses de que aumentaron las edificaciones.Unos 430.000 israelíes viven actualmente en Cisjordania y otros 200.000 en Jerusalén Este, que para los palestinos debe ser la capital de su futuro país.

Tensión

El diferendo palestino-israelí entró en una nueva dimensión a pocos días de que el presidente Barack Obama ceda el cargo a Donald Trump, quien intentó bloquear el texto de la ONU. El gobierno de Netanyahu calificó la resolución de "vergonzosa" y volcó toda su bronca contra la administración de Obama, al que acusó de "abandonar a Israel su suerte" en un organismo que tradicionalmente se considera hostil a los intereses israelíes.

"Israel rechaza esta resolución anti-israelí vergonzosa de Naciones Unidas y no la acatará", reaccionó inmediatamente el viernes el primer ministro. Netanyahu, que mantiene muy malas relaciones con Obama, atacó al gobierno norteamericano, al que acusó de realizar un "vergonzoso golpe anti-israelí en Naciones Unidas".
Ayer, en su acusación más explícita, el primer ministro dijo al comenzar la reunión semanal del Consejo de Ministros: "De la información que tenemos, no nos cabe duda de que la Administración Obama estuvo detrás de su gestación, la apoyó, coordinó su redacción y exigió su aprobación".
Trump dijo el sábado que la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU hará que las negociaciones de paz sean "más difíciles".

"La gran derrota ayer para Israel en Naciones Unidas hará más difíciles las negociaciones de paz. Una lástima, pero lo haremos de todos modos", dijo en Twitter.
En un mensaje anterior, advirtió que "las cosas serán diferentes en la ONU a partir del 20 de enero", día en que asumirá la presidencia.

El magnate inmobiliario se involucró en las negociaciones llamando directamente al mandatario egipcio Abdel Fatah al Sisi, para que pospusiera la votación. El proyecto de resolución fue inicialmente propuesto por Egipto para ser votado el jueves, pero ese país africano se echó para atrás y el texto fue finalmente presentado el viernes por Nueva Zelanda, Senegal, Malasia y Venezuela.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, justificó la decisión de su país alegando que la expansión de las colonias israelíes pone en peligro la solución de dos Estados.
"No creemos en que terceras partes puedan imponer una solución que no haya sido negociada por las dos partes, pero tampoco podemos reconocer de forma unilateral un futuro Estado palestino", declaró la diplomática.

Por su parte, el vocero de la presidencia palestina, Nabil Abu Rudeina, dijo que la resolución del Consejo de Seguridad es "un gran golpe" para Israel, porque "se trata de una condena internacional unánime de la colonización y un claro apoyo a una solución de dos estados". (Agencias)

Populares de la sección