Israel y Hamas en guardia para un nuevo combate en Gaza

Los ataques y la ideología hacen temer un regreso de la violencia
A Mohamed acaban de reconstruirle su casa, destrozada por la guerra de 2014 en la franja de Gaza. Pero a él tanto le da; lo que tiene claro es que está dispuesto a una nueva confrontación con Israel.
"No temo a Israel", afirma este hombre de 35 años, miembro del Frente Democrático de Liberación de Palestina (FDLP, izquierda) en su casa del barrio de Zeitun, en Gaza, que había quedado en ruinas por un bombardeo aéreo israelí.

Este padre de seis hijos asegura que los combatientes palestinos se preparan para una nueva guerra, reconstruyendo los túneles destruidos en 2014 por Israel.
La destrucción de estos túneles era uno de los objetivos esgrimidos por los israelíes para su ofensiva. La guerra causó 2.251 muertos entre los palestinos, entre ellos 551 niños, y 73 entre los israelíes, 67 de ellos soldados, según la ONU.

En 2006, el soldado israelí Gilad Shalit fue capturado a través de un túnel y liberado al cabo de cinco largos años gracias a un canje contra un millar de prisioneros palestinos.
La semana pasada, Hamas, que controla la franja de Gaza, declaró estar preparado para otra guerra con Israel, y afirmó que los grupos armados palestinos están construyendo túneles bajo este enclave sometido a un bloqueo por Israel.

Capacidad de reacción

Aunque la tregua sigue vigente desde agosto de 2014, el jefe de Hamas, Ismail Haniyeh, afirmó que los grupos armados son capaces "de reaccionar en todo momento a cualquier enfrentamiento" con Israel.

La respuesta del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu no se hizo esperar. "Si nos atacan a través de los túneles desde la Franja de Gaza, reaccionaremos con fuerza contra Hamas, con una fuerza bastante mayor" que la de 2014, amenazó.
Entre tanto, Cisjordania, Jerusalén e Israel sufren una espiral de violencia que ha causado la muerte de 164 palestinos y 26 israelíes desde el 1 de octubre, según un balance de la AFP. La mayoría de los palestinos muertos son autores o presuntos autores de ataques.

Desde octubre ha habido manifestaciones en Gaza, a lo largo de la frontera con Israel, que se han saldado con varios palestinos muertos por disparos de las fuerzas israelíes. Pero globalmente el enclave ha desempeñado un papel limitado en lo que muchos palestinos tildan de nueva Intifada.
En muchos sentidos, una nueva guerra es lo último que necesitan los gazatíes en su tierra, que ya ha sufrido tres conflictos desde 2008.

El último de ellos devastó este pequeño territorio costero de 1,8 millones de habitantes en el que más de 100.000 personas siguen sin poder regresar a su hogar y sólo se han reconstruido 859 de las aproximadamente 11.000 viviendas completamente en ruinas. El índice de desempleo es uno de los más elevados del mundo.

Influencia salafista

La reconstrucción de Gaza tarda debido al bloqueo israelí, a las promesas incumplidas de los donantes internacionales y las discrepancias entre Hamas y la Autoridad Palestina rival, que gobierna en Cisjordania.
Según los analistas, Hamas preferiría reconstruir Gaza en vez de entrar en una nueva guerra pero tampoco puede quedarse completamente al margen de la violencia en Cisjordania.

El movimiento islamista también se encuentra bajo presión de los yihadistas salafistas de Gaza, cuya influencia intenta limitar.
En el campamento de refugiados de Shati, cerca de la ciudad de Gaza, un hombre que afirma ser jefe de un grupo salafista se declara dispuesto a ir a Irak o a Siria para combatir con el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Este hombre de barba tupida, que pide conservar el anonimato, estima que Hamas no aplica una versión suficientemente rigorista del islam.
Según él, los salafistas lanzaron cohetes hacia Israel pese a la tregua para vengar a algunos de sus compañeros detenidos por Hamas.

"Nuestra yihad es tener la religión de Alá" en el día a día; "combatimos a los infieles para alcanzar este objetivo", dijo.
Pero para Mohamed, del FDLP, el enemigo es Israel. "Comenzamos con piedras", afirmó, refiriéndose a las dos primeras intifadas. "Ahora tenemos cohetes. Mientras Israel siga en mi tierra, la resistencia continuará".

Fuente: AFP

Populares de la sección