Iván, el joven "salvado" por las olimpíadas de Matemáticas

A los 11 años participó en la primera competencia, algo que le cambió la vida; tiene 17 años, su medallero no para de crecer y estudia en el liceo 65 de Maroñas

Iván Gelos tiene 17 años y estudia 6º de ingeniería en el liceo Nº 65 (Maroñas). El año pasado ganó la medalla de oro de la Olimpíada Nacional de Matemática y este año quedó seleccionado en segundo lugar –entre 200 jóvenes de Secundaria– para participar de la olimpíada mundial que se desarrollará el 12 y 13 de julio en Río de Janeiro.

La medalla de oro la guarda en su cuarto, junto a muchas otras que ha ganado desde 2011, cuando participó de la primera olimpíada de matemática. En aquel momento se encontraba cursando sexto de primaria en la escuela de tiempo completo Nº 359 (Bella Italia). Un día representantes de la Olimpíada de Matemática de Casavalle, que organiza el centro educativo Los Pinos, visitaron la escuela para invitar a los alumnos a participar del certamen. A Iván siempre le había gustado matemática y aceptó el desafío. Ganó así una de las tres medallas de oro del certamen.

"Más que motivado quedé. Me preguntaron si quería continuar en la etapa liceal, que se venía más compleja, no tan intuitiva y que necesitaba entrenamiento. Acepté y empecé a ir a entrenamiento a Los Pinos dos veces por semana", dijo Iván a El Observador. "En los siguientes años hubo bajones y subidas. Si sigo es porque de verdad tengo ganas de continuar con esto", agregó.


"Sé que voy a continuar por este camino. Todavía no tengo claro cuál va a ser el final, pero lo voy a ir descubriendo"

Los años han pasado e Iván continúa concurriendo a Los Pinos a estudiar matemática, unas tres horas dos días por semana. Allí tiene un grupo de ocho compañeros que año tras año se presentan a todas las olimpíadas que pueden. "Las competencias son individuales, pero tener un grupo de amigos que acompañe es fundamental. Solo sería bastante distinto", explicó. "Con amigos es un proceso más divertido, se lleva muy bien. No es solo sentarse a estudiar y aprender", añadió.

De hecho, para Iván lo mejor que le han dejado las olimpíadas de matemática son los amigos. "Podría parecer que no, pero es divertido participar. Yo no voy pensando en que voy a dar una prueba difícil. Voy pensando en divertirme, en que es una reunión con amigos", subrayó.

Además, las olimpíadas internacionales le han permitido conocer a jóvenes de todas partes del mundo, con los que también mantiene contacto. "Las olimpíadas internacionales te abren la cabeza", afirmó Iván.

El conocimiento matemático es otro legado de las olimpíadas. "La matemática que se hace para las olimpíadas es un tanto distinta a la del liceo. En las olimpíadas no se trata de resolver ecuaciones, son situaciones que requieren mucha lógica y conocimiento por fuera de lo que es el liceo", expresó.

Para Iván, el "cuco" de la matemática surge de que la gente al estudiar los números "va predispuesta, pensando que es un tedio". A esto se suma el hecho de que "en los liceos se enseña matemática más sistemática, no tanto a razonar". "A la hora de enseñar matemática hay que dar más libertad, la matemática tiene muchos caminos, que a veces no se enseñan por falta de tiempo o porque no a todos les gusta", opinó el estudiante.

Una salvación

El año que viene Iván tiene previsto ingresar a la Facultad de Ciencias. "Sé que voy a continuar por este camino. Es lo único seguro, por ahora. Todavía no tengo claro cuál va a ser el final, pero lo voy a ir descubriendo", manifestó.

"No todos tienen el mismo apoyo que yo. Conseguir un lugar donde entrenarse no es muy accesible"

Iván está seguro de que si no hubiera participado de la olimpíada en 2011, "hoy no estaría haciendo nada de esto". "Todos estos años que pasaron hubieran sido totalmente diferentes, por eso veo en las olimpíadas de matemática... no sé si llamarle salvación. Gracias a ellas estoy haciendo esto y pienso seguir haciéndolo", afirmó.

Del mismo modo, señaló que se siente "un afortunado" por tener un lugar como Los Pinos, donde estudiar semanalmente. "En las olimpíadas no todos tienen el mismo apoyo que yo. Conseguir un lugar donde entrenarse no es muy accesible, entonces mucha gente se ve obligada a prepararse sola" advirtió. Iván es consciente del lugar que le ha tocado y no duda en asumirlo. "En un futuro vamos a ser nosotros los que vamos a motivar a más gente. La movida se está haciendo cada vez más grande y para mí es un orgullo participar de eso", remató.


Populares de la sección