JBS vende sus operaciones en Uruguay, Argentina y Paraguay por US$ 300 millones

El mayor vendedor de carne del mundo acordó la venta al grupo Minerva

JBS SA, la mayor procesadora de carne del mundo, acordó la venta de sus unidades en Argentina, Paraguay y Uruguay a su rival Minerva SA por US$ 300 millones, de acuerdo a un documento enviado el martes al regulador en Brasil.

La empresa, envuelta en la trama de corrupción que salpica al presidente Michel Temer, es dueña en Uruguay del Frigorífico Canelones.

JBS dijo que utilizará los ingresos por la operación para reducir su deuda, mientras que el directorio de Minerva ya autorizó la transacción.

Negocios millonarios

En las últimas semanas se concretaron otras dos ventas millonarias en Uruguay. La primera fue la del frigorífico BPU, comprada por la empresa japonesa NH Foods por US$ 135 millones.

El pasado lunes, la empresa forestal Weyerhaeuser anunció la venta de sus operaciones en Uruguay a BTG Pactual por US$ 402,5 millones, la cifra más abultada desde la venta de Botnia a UPM.

Si bien en el caso de JBS la cifra incluye las operaciones en otros dos países, se trata de una nueva venta abultada que involucra a negocios en Uruguay.

En problemas

JBS es una de las empresas involucradas en la trama de corrupción de Brasil y uno de sus dueños, Joesley Batista, fue quien grabó la conversación en la que el presidente Michel Temer presuntamente avala la compra del silencio de un diputado preso.

Los propietarios de JBS, los hermanos Joesley y Wesley Batista, confesaron en el marco de un acuerdo de colaboración con la Justicia brasileña que en los últimos años pagaron sobornos por 600 millones de reales (unos US$ 187,5 millones) a 1.829 políticos de 28 partidos en Brasil a cambio de favores en sus negocios.

La grabación de Temer fue parte del acuerdo con la Justicia y los dos hermanos confesaron haberle pagado sobornos tanto a Temer como a los entonces presidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff.

Las acciones de la multinacional brasileña cayeron más de un 15% desde que surgió el escándalo y a eso se le suma una multa de US$ 3.200 millones que deberá pagar al gobierno, un monto sin precedentes en la historia del país.

La empresa informó que utilizará los recursos obtenidos en la venta a Minerva para disminuir su exposición financiera ante su elevada deuda.


Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección