Jean Paul Gaultier estuvo en Caminito vestido de tanguero

El afamado diseñador francés recorrió la capital argentina la semana pasada y fue homenajeado en varias ocasiones

Con un look de tanguero fallido y más asimilable al personaje de Walter White (Heisenberg) de la serie Breaking Bad, el diseñador francés Jean Paul Gaultier se paseó por las transitadas callejuelas del barrio La Boca y su famoso Caminito en Buenos Aires, Argentina, la semana pasada.

Embed

40 años de existencia lleva su fructífera carrera internacional que lo ha afirmado entre los más aclamados del mundo en su rubro. El reconocido diseñador no descansó en su visita a la capital del país vecino. En su llegada a Buenos Aires fue recibido en el mítico Café de los Angelitos, en un evento homenaje que contó con la presencia de famosas argentinas como Cecilia Roth, Pampita o Moria Casán. Con esta última el excéntrico diseñado aceptó darse un "pico" ante cámaras.

Además, Gaultier recibió el título de profesor honorario por parte de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU) de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Allí también dictó por primera vez una concurrida Master Class.

A pesar de no haber estudiado y ser autodidacta, admitió que el trabajo siempre acompañó su genio creativo innato: "Siempre consumí muchos libros, cine, magazines. Yo dibujaba mucho. No hay que estar tan pendiente de la técnica porque se pierde la creatividad, hay que tener cierta distancia", dijo en el contexto de la UBA, donde lo escucharon más de 700 alumnos.

También tuvo la oportunidad de visitar la Quinta de Olivos, la residencia presidencial en donde participó de un cónclave fashionista junto a la primera dama Juliana Awada y referentes de la moda argentina.

Procedente del poblado de Arcueil, en Valle del Marne, Francia, el diseñador de 64 años contó al medio argentino Infobae cómo las vestimentas de las cabarets lo inspiraron desde muy pequeño para realizar sus diseños y de cómo una maestra de la vieja escuela le pegó e intentó humillar frente a sus compañeros a los 9 años por dibujar a una mujer con medias de red.

"Al contrario de lo que la maestra esperaba, mis compañeros festejaron mi pasada. ¡Incluso algunos me pidieron que dibuje mujeres para ellos! Ese día algo cambió en mí, algo pasó. Entendí que podía ser querido y a la vez aceptado haciendo lo que amaba".

Discipulo de Cardin

Gaultier también reflexionó sobre el rol de la moda a partir de una frase del uruguayo Mario Benedetti: "la moda nunca podrá ser cultura, porque siempre pasa de moda". Y se permitió discrepar con el autor: "La moda ayuda a decir muchas cosas. Y sin dudas forma cultura, es parte de quienes somos, nos identifica hasta en lo que hacemos.", declaró. Además comentó: "Es esencial para mí tener total libertad. Cuando comencé no tenía dinero y cuando eso sucede lo que importa es la creatividad. La necesidad te obliga a ser más profundo, reflexivo."

Si bien la excusa para su llegada a Argentina fue la promoción de sus dos nuevas fragancias: Classique y Le Mâle, el francés admitió su amor hacia las calles de Buenos Aires, donde se lo pudo ver bailando tango, tras lo cual admitió: "los argentinos me conquistaron para siempre".


Populares de la sección