Jefe del Ejército desacató orden de Vázquez y criticó reforma jubilatoria

En la fuerza entienden que se intentó manipular a la opinión pública
Jugó de memoria. El comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, no precisó del apoyo de un papel para pronunciar la mayoría de las palabras que salieron de su boca durante el discurso que ofreció ayer con motivo del aniversario número 206 del Ejército Nacional.

Sus palabras habían sido ordenadas estratégicamente en su cabeza días antes cuando el jefe de la fuerza de tierra decidió ignorar la orden del presidente Tabaré Vázquez de no comentar públicamente aspectos relacionados a la reforma del Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas (SRPFFA).

El presidente había pedido silencio absoluto a los tres ministerios que trabajan en el proyecto de ley -Defensa, Economía y Trabajo- hasta que la polémica iniciativa llegue al Parlamento, informó El Observador en su edición del lunes 15.

"El señor presidente de la República determinará el momento desde el punto de vista institucional para presentarlo como proyecto de ley ante el Parlamento nacional", dijo ayer el ministro de Defensa, Jorge Menéndez, al término del acto.

Sin embargo, durante el discurso Manini Ríos desacató el mandato de su superior, quien lo escuchaba desde las gradas. Y, entre otras cosas, dijo que hay quienes hablan de la reforma de la caja militar con "falsedades" y con "tergiversaciones mal intencionadas".

Fuentes castrenses dijeron a El Observador que no hubo un solo momento en el que el comandante se hubiera planteado no aludir al asunto pues, a su juicio, es "el tema del momento" y su hipotético silencio hubiera provocado ruido en la interna del Ejército.

En tanto, Menéndez, optó por no hacer comentarios sobre los dichos de Manini Ríos. "Luego de un acto de estas características no comento las expresiones de un comandante en jefe (...) Los comentarios son de carácter interno, privado y no público a través de la prensa", dijo Menéndez.

El discurso

En su discurso de 25 minutos Manini Ríos recorrió varios temas que hacen a la historia y al presente de la fuerza que comanda. Sin embargo, esperó a llegar hasta el final para hablar del futuro. El militar no nombró en ningún momento al "Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas" ni su denominación popular "caja militar". En cambio eligió una palabra en particular sobre la que volvió una y otra vez: "privilegio". El resorte no dejó margen a dudas respecto a lo que pretendía transmitir.

Manini Ríos dedicó los últimos minutos de su mensaje a hablarle a quienes están "preocupados" por los "privilegios" de los militares. "En los últimos tiempos se han escuchado voces preocupadas por los privilegios de los militares", dijo el comandante en inequívoca alusión a los comentarios que salen del Ejecutivo y del Frente Amplio.

Pero en vez de argumentar porqué no considera que los militares reciben "beneficios" o "privilegios" sociales al momento de su retiro, Manini Ríos hizo una larga lista de algunas de las acciones que constituyen un "privilegio" para los militares.

"Sí señores. Los 15 mil hombres y mujeres que integran el Ejército Nacional son unos verdaderos privilegiados. Tuvieron el privilegio de evacuar la madrugada de un 23 de diciembre a miles de vecinos de la ciudad de Artigas, sorprendidos por la creciente más grande y rápida de su historia. Tienen el privilegio de estar a toda hora los 365 días del año al servicio de la sociedad de la que provienen y no reclamar por ello compensación ni trato especial alguno", ironizó Manini Ríos en su enumeración.

El comandante se tomó su tiempo para nombrar cada una de esas acciones que "privilegia" la vida de su tropa. Hasta que llegó a un punto fundamental: "tienen el privilegio de sentirse no funcionarios sino servidores del Estado y de asistir en silencio a la discusión que se da sobre su futuro. Muchas veces teñida de falsedades y de tergiversaciones mal intencionadas. Tienen el privilegio de vivir su pobreza con dignidad y de lucir con orgullo el uniforme que para ellos es su vida", dijo Manini Ríos.

Fuentes del Ejército dijeron a El Observador que lo que más molesta hoy en la fuerza es, lo que interpretan, como un intento desde el gobierno por manipular la opinión pública utilizando "falsedades" respecto a los "privilegios" con los que se retiran los militares.

Los informantes expresaron el sentir generalizado en las Fuerzas Armadas de que una reforma de este tipo se podía hacer por lo bajo y sin llevar un debate "tergiversado" a la palestra pública.

El mensaje del comandante en jefe del Ejército tenía como objetivo transmitir esa molestia pero también apuntalar el ánimo de la tropa que, según dicen, está caído a raíz de este tema. "A estos privilegiados nuestro sentido homenaje y nuestro reconocimiento", concluyó el comandante.

El discurso de Manini Ríos fue muy aplaudido. Y mientras subía los escalones de las gradas que miran a la pista del Comando General del Ejército para estrecharle la mano al presidente, los efectivos desfilaron mirando a los ojos de las autoridades y cantando: "Daré la vida si me lo piden/Por mi terruño, por mi nación/Del Ejército soy fiel soldado/No pido nada es mi vocación".

El desfile terminó y el primero en irse fue Vázquez. "Buenos días", dijo. Cuando partió su camioneta, Manini Ríos empezó a recibir el saludo de sus camaradas quienes lo felicitaban por su palabras. Aún cuando esas palabras le puedan generar un problema mayor.

Un pedido que evoca un recuerdo

Uno de los temas predominantes del discurso de Manini Ríos fue la falta de recursos que tiene su fuerza para cumplir con una de sus misiones: disuadir cualquier ataque foráneo.

El comandante planteó la disyuntiva de qué hacer ante la hipótesis de un ataque: recurrir a la "potencia de turno" extranjera o darle al Ejército los recursos necesarios para que cumpla su función.

Manini Ríos se volcó por la segunda. Pero el tema indefectiblemente evocó aquel pedido de ayuda del presidente Tabaré Vázquez, a su par de Estados Unidos, George W. Bush en medio del conflicto por las papeleras con Argentina.

Populares de la sección