Jerarca K es atrapado in fraganti escondiendo dólares en convento

Exsecretario de Obras Públicas tiraba bolsos con al menos US$ 8 millones por arriba de un tejido
"Estoy empachado. Nunca vi tantos dólares juntos", le dijo un policía a un grupo de periodistas que sobre el mediodía de ayer esperaban en la puerta de un monasterio ubicado a 50 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, donde en la madrugada un exjerarca de los gobiernos kirchneristas (2003-2015) fue encontrado mientras escondía al menos US$ 8 millones. El episodio abre un nuevo capítulo en la investigación detrás de la ruta del dinero K y generó la reacción inmediata del gobierno de Mauricio Macri, que en tiempos de dificultades económicas sacó cartel sobre su desempeño.

Tras un aviso de los vecinos de la localidad de General Rodríguez sobre la madrugada de ayer, la Policía encontró in fraganti a un hombre cuando tiraba bolsos desde afuera del convento hacia su interior por arriba de un tejido. El patrullero llegó a los tres minutos y el hombre fue detenido en primera instancia por tener un fusil calibre 22.

Al identificarlo, los agentes notaron que era José López, exsecretario de Obras Públicas de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. De inmediato, la Policía avanzó sobre los bolsos y la fiscalía le imputó presunto lavado de dinero "porque en su declaración jurada tiene una cantidad de dinero y el monto incautado fue otro", dijo en conferencia de prensa el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo.

"López habría querido sobornar a la Policía, la Policía no aceptó, y él le dijo a las monjas que le querían robar la plata que él llevaba para donar", contó el funcionario. La provincia de Buenos Aires pasó a manos del macrismo en la última elección.

López, de 55 años y actual diputado del Parlasur, fue mano derecha del poderoso exministro kirchnerista de Planificación Federal, Julio de Vido, uno de los exfuncionarios con más acusaciones por corrupción en las adjudicaciones de obra pública durante las administraciones K.

"Parecía una escena de película, va a tener que dar explicaciones", dijo ayer el jefe de gabinete argentino, Marcos Peña, al confirmar en rueda de prensa la detención del exfuncionario.

La Policía incautó 160 bolsos con dinero en dólares, euros, yenes y "una moneda de Catar", según Ritondo.

Aunque los medios locales reportaron que era una suma equivalente a US 8 millones, Ritondo evitó dar una cifra pero lo calificó como "una obscenidad" y "una cifra millonaria". El jerarca también dijo que fueron incautados seis relojes de alta gama.

Las conexiones

El fiscal federal Guillermo Marijuán había pedido en abril investigar a Cristina Fernández de Kirchner y a De Vido en el marco de un expediente que indaga una presunta red de lavado de dinero, por la que está detenido el empresario Lázaro Báez, principal adjudicatario de obras públicas en la sureña provincia argentina de Santa Cruz y estrecho colaborador de Néstor Kirchner.

El juez Sebastián Casanello investiga supuestas maniobras a través de una financiera, SGI, para sacar del país sumas millonarias en dólares, presuntamente originadas mediante el uso de facturación apócrifa para simular gastos en el marco de los contratos con el Estado.

A pesar de que la causa se inició en 2013, el caso volvió a cobrar relevancia este año tras la difusión por televisión de videos de 2012 que muestran a varias personas contando millones de dólares en la oficina de la financiera SGI en Buenos Aires.

A dos de los empresarios cercanos al kirchnerismo investigados en los últimos meses también se les descubrió sociedades con allegados a Macri, cuyo nombre apareció además en el escándalo de los Panamá Papers y es investigado por la Justicia.

El hombre detenido ayer conducía un automóvil empadronado en la provincia de Santa Cruz, donde Báez montaba la base operativa de sus negocios.

La guarida religiosa de la cúpula kirchnerista

En el monasterio donde fue detenido José López, exsecretario de Obras Públicas de Argentina durante los gobiernos kirchneristas, vivían dos monjas, una de ellas de 95 años. Aunque cuando la Policía lo capturó López dijo a las señoras que le querían robar el dinero que él traía para donar, las religiosas aseguraron que el hombre donaba alimentos al lugar con frecuencia pero plata nunca.

"No solo (el exministro de Planificación, Julio) De Vido y López concurrían sino varios funcionarios del gobierno anterior concurrían a ese monasterio", dijo el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, en la conferencia de prensa.

El convento estuvo a cargo hasta 2007 del arzobispo emérito de Mercedes y Luján, monseñor Rubén Di Monte, amigo de De Vido y conocido en Argentina como "el arzobispo K". Di Monte falleció en abril de este año.

Fuente: Agencias

Populares de la sección