Jesús vuelve al cine con una nueva óptica

La resurrección de Cristo le da un a una historia conocida
Controversiales o complacientes, cómicas o dramáticas, las películas sobre la vida y resurrección de Jesús suelen tener como constante la presencia protagónica del personaje religioso.

Sin embargo, en La resurrección de Cristo, el director Kevin Reynolds (Waterworld y Robin Hood El príncipe de los ladrones) opta por un camino poco explorado, poniendo al Mesías en el título de su filme, pero a su vez convirtiéndolo en un misterio que define la trama, pero no la encabeza.

En la película, a estrenarse hoy, el personaje principal es Clavius (Joseph Fiennes), un incrédulo militar del ejército romano que, bajo órdenes de Poncio Pilato, debe resolver el desvanecimiento del cuerpo de Yeshua (Jesús, interpretado por Cliff Curtis) luego de su crucifixión, para así ahogar una inminente insurrección en Jerusalén, inspirada por los rumores de un Mesías judío que resucitó.

Sin lograr hallar el cadáver, Clavius se ve forzado a interrogar a guardias, a María Magdalena y a los discípulos de Yeshua, rastreando cual detective el camino que lo lleve al desaparecido. Paralelo al relato de la resurrección de Jesús, la fe de Clavius y su despertar espiritual se convierten en uno de los focos del filme.
Retratando un segmento del Nuevo Testamento que no suele verse explorado en profundidad en los dramas religiosos y centrando su historia en un personaje que no se encuentra en las escrituras, La resurrección de Cristo privilegia un ritmo y un argumento que lo acercan más al thriller que a la tradicional épica religiosa. "Es un increíble relato de detectives noir que nos lleva en este viaje a través de los ojos de un escéptico", en palabras de Fiennes.

Asimismo, en un momento en el que películas como Dioses de Egipto son criticadas por optar por actores caucásicos para personajes pertenecientes a otras razas, limitando la visibilidad de las minorías, La resurrección de Cristo prefirió adoptar una postura conciliatoria.

Mientras que figuras como María Magdalena y José de Arimatea son interpretadas por los actores españoles María Botto y Antonio Gil, respectivamente, Yeshua adopta el rostro del neozelandés Curtis, con un tono de piel cercano al que proclaman los historiadores y lejano a la tradición cinematográfica, que ha preferido a actores de tez clara para el mismo rol, algunos, incluso, oscurecidos con maquillaje.


Populares de la sección