JJOO de Río: obras nuevas y deudas crónicas

¿Cómo se han invertido casi 3.000 millones de dólares? Un repaso por la infraestructura de los próximos Juegos
Río 2016 está a la vuelta de la esquina (del 5 al 21 de agosto) y es interesante apreciar el despliegue de nuevas instalaciones al tiempo que repasar los desafíos diarios de una comuna para resolver infraestructura y servicios para estos eventos multitudinarios.

El presupuesto global para unos 51 proyectos ha sido de casi 3 mil millones de dólares, incluyendo otras grandes obras de infraestructura como una extensión del servicio de metro y reformas en el área portuaria.

A diferencia del Mundial, hay una percepción de mayor aprobación de la población: las obras se ejecutaron con plazos y montos previstos pero tuvieron adicionales en cuanto a suministros de energía temporal.

Hay muchos desafíos además de los evidentes como mejoras en gestiones urbanas de movilidad, el mayor reto operacional de unos Juegos Olímpicos, ya que habrá que garantizar el tránsito a 120 jefes de Estado, delegaciones y 10.000 deportistas.

Según el dosier de la candidatura, el financiamiento de todas esas estructuras está a cargo del gobierno federal. Durante el transcurso de la organización, la Alcaldía de Rio optó por hacer una alianza público-privada, cuyo vencedor fue el ConsorcioRio Mais. En paralelo gestiona una "Matriz de responsabilidades" para establecer alcances del gobierno federal y el municipio de Rio de Janeiro.

Después de los Juegos de 2016, la propuesta del Ministerio de Deporte es que las instalaciones deportivas permanentes formen parte del Centro Olímpico de Entrenamiento (COT), el mayor legado para la excelencia del deporte brasileño. Los Ministerios del Deporte y de Educación proponen la constitución del Instituto Brasileño de Deporte para hacer la gestión correspondiente posterior.

Además, existe el llamado Plan Medallas, estas son empresas estatales que patrocinan el deporte brasileño: Petrobras, Infraero, Eletrobras, Correos, Caixa Econômica Federal, Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), Banco do Brasil y Banco do Nordeste.

El despliegue de actividades se desarrollará en 4 áreas principales: Barra da Tijuca, Deodoro, Maracanã y Copacabana.

Barra da Tijuca

barra da tijuca

Además de tener la playa más extensa de todo el estado (18 kilómetros), será el corazón de los Juegos de Rio.

La mayor parte de las instalaciones de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos estará localizada en la Barra da Tijuca, en la Zona Oeste de Río de Janeiro, contiene 14 de las 31 instalaciones previstas, incluyendo el Parque Olímpico y la Villa Olímpica y Paralímpica y el centro de prensa. Recibirá los siguientes deportes: boxeo, tenis de mesa, badmington, ciclismo, lanzamiento de peso, gimnasia, ciclismo, atletismo, saltos, polo acuático, natación y sincronizada, baloncesto, judo, taekwondo, lucha, balonmano, esgrima, golf y tenis.


Villa Olímpica

villa olímpica

La Villa de los Atletas mereció la precertificación LEED ND (vinculada al desarrollo de barrios), concedida por el Green Building Council, entre otras certificaciones.

El emprendimiento tiene 10 mil m2 de tejados verdes, que reducen la sensación térmica y cuenta con 75 placas solares para calentamiento del agua. Además de ello, fueron aprovechados cerca del 85% de los residuos generados en la obra. Una estación de tratamiento permite también que el agua utilizada para lavarse las manos y en las duchas sea reutilizada en los inodoros y en la irrigación, generando una economía de cerca de 40% en el consumo.


Maracaná

maracaná

Aunque la mayoría de la gente crea que Maracaná es solo un campo de fútbol, en realidad es el nombre de uno de los barrios más importantes de la zona norte de Rio de Janeiro. Para los Juegos Olímpicos habrá tres instalaciones ubicadas en esta zona: el estadio olímpico, el famosísimo estadio de Maracanã (ceremonias de apertura y clausura) y el Sambódromo (conocido mundialmente por los desfiles de las escuelas de samba durante el Carnaval, pero que en esta ocasión se utilizará para albergar competiciones deportivas).

El Sambódromo de Río de Janeiro, escenario del desfile de las escuelas de samba en el carnaval carioca, recibirá los torneos Olímpico y Paralímpico de tiro con arco, tanto las fases eliminatorias como las finales, además del maratón.


Deodoro

deodoro

Barrio ubicado en la zona oeste de Río de Janeiro. Alberga el mayor centro militar de América Latina (60.000 miembros) y está conectado por tren con Barra da Tijuca, el centro de la ciudad y otras áreas colindantes. En esta zona hay siete centros deportivos: Parque Radical do Rio, Arena da Juventude, Centro Olímpico de Hockey, Centro Olímpico de Hípica, Centro Acuático de Deodoro, Centro Olímpico de Tiro y el estadio de Deodoro. En total albergará los siguientes deportes: baloncesto, hípica (saltos y adiestramiento), equitación, mountain bike, ciclismo BMX, pentatlón, tiro deportivo, piragüismo, hockey sobre hierba y rugby.

El master plan y edificios del complejo de Deodoro es obra de Héctor Vigliecca de nacionalidad uruguaya, radicado en Brasil y firma de varios estadios y complejos en el mundial y JJOO.


Copacabana

copacabana

En el barrio de Copacabana hay cuatro centros deportivos situados en algunos de los lugares turísticos más importantes de Río de Janeiro, como la Lagoa Rodrigo de Freitas, Marina da Gloria y el Forte de Copacabana, donde se encuentra el Museo Histórico del Ejército. En esta zona tendrán lugar las competiciones de ciclismo, natación, triatlón, vela, voley playa, remo y canoa.


Sedes de fútbol

fútbol pallares

Del 3 al 20 de agosto de 2016, los 58 partidos, teniendo en cuenta los torneos masculino y femenino, se disputarán en seis ciudades y siete estadios.


El problema no resuelto: Guanabara

guanabara

La Bahía de Guanabara, en Río de Janeiro, el lugar en el que se disputarán las pruebas de vela en los Juegos Olímpicos de 2016, no estará ni limpia ni descontaminada para la fecha prevista. Las autoridades locales difícilmente van a conseguir cumplir la promesa que hicieron hace seis años al Comité Olímpico Internacional (COI).

De todos los legados de los JJOO, el más vistoso era descontaminar una bahía maravillosa y pestilente al mismo tiempo, receptora de los vertidos de las cloacas y las toneladas de basura que los habitantes de Río de Janeiro siguen tirando directamente al mar.

Sólo una de las tres centrales de depuración previstas está lista, y todavía no ha entrado en funcionamiento.

En la actualidad, 8,5 millones de personas viven alrededor de la bahía, muchas de ellas amontonadas en favelas, y sólo la mitad cuenta con canalización de aguas. La bahía huele literalmente a excrementos, y en más de una ocasión la basura acumulada ha entorpecido el tránsito de los barcos de pasajeros que unen Río de Janeiro con la ciudad costera de Niteroi.

En agosto, 100 regatas, 300 veleros y 400 atletas estarán compitiendo en este entorno.

El Gobierno del Estado de Río de Janeiro ha colocado las ecobarreras en los principales ríos que desembocan a la bahía, con el fin de mantener la basura alejada de las áreas donde serán disputadas las pruebas de vela. El año pasado, estas trincheras marinas consiguieron retener unas 4.000 toneladas de residuos de todo tipo: desde sofás hasta televisores, lámparas, botellas de plástico, latas, troncos de árboles... La lista de objetos que los cariocas lanzan al mar es larga y variada.

Para complicar la situación, hay miles de personas viviendo de forma ilegal en la orilla de los ríos y que lanzan la basura directamente al agua.

La crisis de la bahía de Guanabara es un reflejo de la falta de coordinación entre las diversas instituciones involucradas en el proyecto de descontaminación. Sin una autoridad que centralizase el proceso, las decisiones relativas a las obras pasaron a ser tramitadas en un caos burocrático que engloba a los gobiernos de los estados y el ejecutivo federal, además de los ayuntamientos de los municipios cercanos.

Esfuerzos sociales, inversiones millonarias , apuestas a futuro, tensiones de intereses: el tiempo dirá cómo Brasil, sumido en una de sus peores crisis en años, logra capitalizar las mejoras para dar real calidad de vida a sus habitantes pasados estos dos eventos.


Comentarios

Acerca del autor