Jornadas de Buiatría planteó avances en área reproductiva

Sobresalieron las técnicas de selección de vaquillonas más eficientes.
Por Hugo Ocampo, de su viaje a Paysandú.

La 45ª Jornadas Uruguayas de Buiatría aportó valiosa información para mejorar la eficiencia reproductiva en los rodeos ganaderos, como el trabajo presentado por el estadounidense Robert Cushman, investigador de renombre que trabaja en la fisiología de la hembra bovina y que pertenece al Departamento de Agricultura de EEUU.

El experto estadounidense presentó datos interesantes respecto a que la cantidad de folículos que existen en el ovario de una vaquillona está asociada con la chance que tiene ese animal de preñarse en forma temprana. Además, ello le significa la posibilidad de permanecer más tiempo en el rodeo, lo que quiere decir mejorar la eficiencia reproductiva.

Por otro lado, permite seleccionar los animales con menos capacidad y destinarlos para la invernada. Es un trabajo que se puede detectar a través de una ecografía de los ovarios que se está haciendo en Uruguay, confirmó a El Observador Agropecuario el veterinario Carlos de Navas.

Integración


Un punto destacado en esta cumbre de la profesión veterinaria –y que es elogiado a nivel internacional como una fortaleza de Uruguay– es la integración público privado de los servicios sanitarios, lo cual fue destacado por el exdirector de Asuntos Internacionales del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Mario Piacenza.

En ese marco resaltó el trabajo de los veterinarios que permite a los negociadores vender lo que produce el país, manteniendo y abriendo los mercados. Y que resulta una diferenciación frente a los países exportadores.

El investigador español Luis Ortega aportó renovados conocimientos sobre una enfermedad que produce abortos en el bovino, como la neosporosis, que no tiene tratamientos y cuya meta será la de llegar a la creación de vacunas para su eficaz combate.

La comunidad veterinaria valoró también un tema que ha sido removedor de conciencia sobre la responsabilidad en el uso de los garrapaticidas. Quedó claro a través de los estudios que se han realizado en los últimos meses mientras se procesaban los trabajos, que los tiempos de espera para el uso del producto etión son de 130 días previo a la faena de los ganados, pero también que Uruguay estaba haciendo las cosas bien.

El problema fue que cambió el límite permitido sobre residuos en la carne llevándolo a tolerancia cero en el mercado de EEUU, que fue donde ocurrió el problema de rechazo de algunos embarques, explicó el presidente de la Cámara de Especialidades Veterinarias, José Mantero.

En esta misma línea, el director técnico de Laboratorio Calier, Leonardo Tejera, resaltó la rápida acción del MGAP impulsando los estudios del caso sobre inocuidad alimentaria vinculada a la incidencia de los residuos. Recordó lo que ocurrió hace un año con el etión y últimamente con fipronil, adecuando también los tiempos de espera a las nuevas exigencias de EEUU y países europeos.

Cambios en la brucelosis

El delegado de la Sociedad de Medicina Veterinaria del Uruguay (SMVU) ante la Comisión Nacional Honoraria de Sanidad Animal (Conahsa), Jorge Slavica, resaltó a El Observador Agropecuario lo que definió como un cambio en la zonificación de los focos de la brucelosis.

Opinó que desde la óptica epidemiológica es mejor que el sistema anterior en el aspecto práctico porque todos los predios linderos y traslinderos al foco van a quedar interdictados, en lugar de interdictar a toda una sección policial. Antes se daba la paradoja que un predio foco sobre el límite de la seccional originaba la interdicción de la totalidad de esa jurisdicción policial, pero no el predio lindero que estaba en la seccional vecina. Es una herramienta más para identificar los animales positivos y su eliminación para contribuir a la erradicación de una enfermedad.

La SMVU remarcó ante la Conahsa que la erradicación de un foco de brucelosis requiere en promedio unos tres años, pero a algunas empresas les ha insumido cinco y hasta siete años. "Nuestro planteo es que la autoridad sanitaria de alguna manera pueda bajar la incidencia de esos años en las empresas y para ello se necesitan medidas más contundentes en el control de esos predios", sostuvo Slavica. l

Educar para lograr inocuidad de alimentos

La investigadora argentina Nora Mestorino se refirió especialmente al tema de los residuos de los antimicrobianos en leche e hizo recomendaciones sobre las dosis adecuadas en el suministro de los específios veterinarios y en la necesidad de adoptar medidas de prevención suficientes. En la 45a Jornadas de Buiatría, Mestorino explicó que la presencia de residuos químicos en alimentos es una de las mayores preocupaciones de los científicos que trabajan en el área, pero cada día más los productores, técnicos, autoridades y especialmente los consumidores, aumentan su inquietud respecto a este tema.

Sin embargo, sigue existiendo un gran desconocimiento sobre el verdadero alcance de su impacto. Es muy importante educar responsablemente y no generar alarma donde realmente no la debe haber. Cuando se deba medicar animales, como prevención o con fines terapéuticos, solo debe hacerse bajo prescripción veterinaria, siguiendo concienzudamente las instrucciones de las etiquetas, particularmente en cuanto a dosificación, vía de administración y tiempo de retirada, sostuvo la investigadora argentina.

Por otra parte, a nivel de la lechería, un tema que siempre está presente es el de la mastitis, y no hay país que pueda afirmar que tiene controlada esta enfermedad, explicó el investigador chileno Marcos Muñoz, quien expuso en la cumbre veterinaria del jueves y viernes pasado en Paysandú. La calidad de la leche está muy ligada a la cantidad de células somáticas y en el ello incide la mastitis. Por eso hay que controlar especialmente los períodos intra mamarios, que son los períodos secos de la vaca, en los que está subyacente la infección.

Populares de la sección

Acerca del autor