Juan Salgado: cosa de gallegos

El presidente de Cutcsa y el intendente de Montevideo se necesitan; sus diferencias parecen para la tribuna

Si es cierto que el desarrollo de una ciudad se mide por la calidad de su transporte público, Montevideo está a mitad de tabla. El tránsito es estúpidamente desordenado y agresivo. Al fin la mayor parte de la población depende de ómnibus demasiado llenos en horas pico, demasiado sucios y demasiado calientes en verano.

Juan Salgado, el caudillo de Cutcsa, la principal compañía de ómnibus de transporte urbano, salió a la luz pública el martes, cuando se reunió con el intendente de Montevideo, después de haber metido el dedo en algunas llagas. Días antes había dicho que la quebrada cooperativa de transporte Raincoop fue un "ejemplo de la toma de decisiones equivocadas y de la mala administración"; que el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, convocó a Cutcsa para participar de la solución "porque no le quedó otra" pese a que "durante nueve meses me puteó y me pegó cada vez que tuvo ganas"; que algunos proyectos municipales son inútiles; y que para bajar costos es preciso prescindir de los guardas, ese anacronismo.

Las diferencias entre Salgado y Martínez parecen más pour la galerie que reales. Algunos cuestionan el poder casi monopólico de Cutcsa, que transporta a dos de cada tres usuarios del sistema colectivo de Montevideo. Pero el intendente no tiene muchas alternativas para un mercado demasiado político. En general las cooperativas fracasaron o son muy débiles y la empresa Come, la primera en prescindir de los guardas y que goza de buena salud, se negó a heredar los clavos de Raincoop. Así que Martínez hizo un poco de política contra Cutcsa, luego convocó a Salgado, con quien tiene buena relación personal, éste le pasó su factura ("yo sé que no tenés salida y que aunque no te gusta, somos la única solución"), y al fin Cutcsa se quedó con cinco líneas y 60 empleados de Raincoop.

Salgado, un hombre amable de 56 años, es un lobbysta eficaz, un hábil negociador que tiene amigos en todas partes y un presunto miembro de la Masonería. "Mi obligación es llevarme bien con quienes estén (en el gobierno) en el momento, sin dejarme pasar por arriba", ha dicho. Cree que Ana Olivera, intendenta de Montevideo entre 2010 y 2015, es una persona demasiado desconfiada, y que su gestión "fue la peor de todas las que yo haya conocido".

La Cooperativa Uruguaya de Transportes SA, cuyos orígenes se remontan a 1926, tiene unos 1.100 ómnibus, alrededor de 2.200 empleados, 3.800 copropietarios que además trabajan en la empresa, y accionistas que no trabajan en ella y que incluyen jubilados y viudas. El 97% de los propietarios de Cutcsa posee la cuarta parte de un coche y nadie puede tener más del 2% de las unidades. En 2009 la empresa entregó un gran terreno de su propiedad y asumió el 30% de las acciones del Nuevocentro Shopping, que se inauguró en octubre de 2013.

El ascenso de Juan Salgado hasta la cima de Cutcsa, donde lleva 20 años, es una síntesis de la historia de la compañía. Sus padres, Celia Vila y Antonio Salgado, emigraron en 1950 de Ourense y La Coruña, a Santos, Brasil, y "luego derivaron hacia Cutcsa, más que hacia Uruguay, como le ocurrió a muchos otros", contó hace algunos años. "Entonces en la empresa estaba José Añón, quien apañaba a los gallegos que venían con una mano atrás y otra adelante. Mis padres venían de la campaña profunda de Galicia y sabían que Añón les iba a dar trabajo. Los inmigrantes iban directamente a su casa, en Villa Biarritz".

Tras muchas tareas, los gallegos Celia y Antonio compraron la cuarta parte de un ómnibus de Cutcsa. Juan, su único hijo, criado en el barrio Jardines del Hipódromo, ingresó a la empresa como administrativo, cuando tenía 17 años, y luego recorrió varias secciones. Más tarde fue conductor y conductor-cobrador en la línea 169, que iba a Toledo Chico e Instrucciones por General Flores, y también en la 199, "que fue la que trabajó mi padre", que unía el cementerio del Norte con el Parque Rodó (ahora a Punta Carretas).

Fue vicepresidente del Club Atlético Peñarol cuando lo presidía José Pedro Damiani. Eso parece cosa de tanos, no de gallegos. "Soy el presidente número 12 de Cutcsa y los 11 anteriores fueron de Nacional", contó. El gran gallego hincha de Nacional fue José Añón, quien presidió el club entre 1955 y 1961 y tuvo el honor de inaugurar la sede de la avenida 8 de Octubre.

Salgado también fue directivo de la Asociación Española Primera de Socorros Mutuos, donde se gestó su amistad con Tabaré Vázquez, quien tuvo un abuelo que también vino de Ourense. Vázquez, el primer intendente del Frente Amplio y dos veces presidente de la República, en 2015 designó a Salgado como asesor honorario personal. Ambos conversan mientras comparten viajes, asados y jornadas de pesca.


Populares de la sección

Acerca del autor