Juez vetó nuevo decreto migratorio de Trump

Una corte federal de Hawái consideró inconstitucional la segunda orden ejecutiva que iba a entrar en vigor este jueves
El nuevo decreto del presidente Donald Trump sobre inmigrantes y refugiados de seis países musulmanes, que iba a entrar en vigor el jueves 16 de marzo, fue suspendido por un juez de Hawái.

Luego de enfrentar audiencias judiciales en cortes federales de Maryland, Washington y Hawái, en esta última el Juez Federal Derrick K. Watson, estableció que se trata de un decreto "antimusulmanes" y que, por tanto, va en contra de la Primera Enmienda.

Se trata de la segunda vez que una órden ejecutiva para frenar la migración de países de mayoría musulmana es bloqueda por un juez, el decreto original data del 27 de enero, apenas una semana después de su investidura, pero esa orden resultó bloqueada por la justicia del estado de Washington, algo que fue ratificado por una corte de apelaciones.

La audiencia en Hawai (tierra natal del expresidente Barack Obama y un bastión del Partido Demócrata) se produjo en respuesta a una demanda presentada por el propio Estado. Los abogados alegaron, además de la inconstitucionalidad de la norma, que también perjudicaba la capacidad de las empresas estatales y universidades para reclutar talentos y dañaba la sólida industria turística del estado.

El nuevo decreto -firmado por el presidente lejos de las cámaras de televisión hace ocho días- cerraba las fronteras a los refugiados por 120 días y congelaba la entrega de visas a ciudadanos de Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen por 90 días. Irak, que había sido incluido en la lista del primer decreto, fue excluido de la versión revisada.

Los denunciantes señalaron particularmente el caso de Ismail Elshikh, el imán de la Asociación Musulmana de Hawai, cuya suegra había solicitado una visa de inmigrante que todavía estaba siendo procesada. Bajo la nueva orden ejecutiva, los abogados de Hawai dijeron, que el hombre temió que prohibiera el ingreso de su suegra a los Estados Unidos.

Esta decisión se da a pesar de que Trump había afirmado que el nuevo decreto antimigratorio corregía aspectos poco claros de la primera versión y por lo tanto confiaba que sería prácticamente imposible que una corte decidiera la suspensión de sus efectos.

Naturaleza "inconstitucional"

De acuerdo con la mecánica judicial estadounidense, un juez federal puede suspender parcial o completamente la aplicación de un decreto, en una decisión que tiene alcance nacional.

El fiscal general de California, Xavier Becerra, ya había señalado en una nota que "el gobierno de Trump pudo haber modificado el texto de su ya desautorizado bloqueo al ingreso de musulmanes, pero no ha cambiado su naturaleza inconstitucional ni sus efectos".

Los argumentos del gobierno

La decisión de restringir el acceso de ciertos extranjeros, argumentó el Departamento de Justicia en su documento, se apoya en "el ejercicio válido de la autoridad presidencial, conforme a la ley".

Cuando se presentó públicamente el nuevo decreto, el secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo que se trataba de una medida "vital" para la seguridad nacional, ante la existencia de amenazas que no cesan.

Sin embargo, en todo el país se alzan numerosas voces que cuestionan esa urgencia y en cambio argumentan que la medida discrimina de forma clara a musulmanes, siendo que las leyes prohíben la segregación por cuestiones religiosas.

Desde los atentados en Nueva York y Washington en setiembre de 2001, todos los ataques graves perpetrados en Estados Unidos fueron obra de estadounidenses o de personas provenientes de países que no son los seis incluidos en el decreto presidencial que acaba de ser vetado.


Fuente: El Observador y AFP

Populares de la sección