Juicio en Francia ensombrece mandato de Lagarde en el FMI

El proceso judicial contra su directora afecta la imagen del organismo
Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, se enteró en China, donde participaba en una reunión de los países del G20 sobre la economía mundial, que finalmente será juzgada en Francia por su vinculación al caso Bernard Tapie-Crédit Lyonnais.

En sí mismo, este desagradable azar de calendario resume el desafío que la jefa del FMI deberá enfrentar: cumplir plenamente su misión y al mismo tiempo responder a los imperativos dictados por su situación judicial.

Reelecta con honores a inicios de julio por otro período de cinco años al frente de la institución multilateral de crédito, la alta funcionaria se ve alcanzada por su pasado de ministra de Economía en Francia (2007-2011) y su decisión de recurrir a un arbitraje privado, que puede haber ocultado un fraude organizado en beneficio de Tapie, por el que éste recibió 404 millones de euros.

En el papel, la acusación de "negligencia" no viola ninguna de sus obligaciones contractuales con el Fondo, donde ella se preocupa por respetar en el ejercicio de sus funciones los "principios más elevados de conducta ética".

Enseguida de anunciarse que será juzgada en Francia, el Consejo de administración del FMI le reiteró la "confianza" en su capacidad para ejercer sus funciones al frente del organismo.

El apoyo crucial de este cuerpo que representa a los 189 Estados-miembro del Fondo, se ha mantenido firme desde la apertura de la investigación contra Lagarde en agosto de 2011.

"Ella hizo un muy buen trabajo durante los últimos cinco años y los miembros del Fondo consideraron que el riesgo valía la pena", declaró a la AFP Edwin Truman, exmiembro del Tesoro estadounidense y profundo conocedor del FMI.

En su activo, Largarde cuenta con la recomposición de la imagen de una institución traumatizada por la renuncia forzada de su antecesor, Dominique Strauss-Kahn en 2011, como consecuencia de un escándalo sexual y se aseguró el apoyo de los grandes países emergentes, a los que dio más peso en el seno del organismo.

"Buena fe"

En los hechos, su situación judicial podría sin embargo debilitar su posición y dañar la imagen de una institución frecuentemente acusada de predicar la austeridad presupuestaria, cuyos dos últimos directores gerentes debieron enfrentar a la justicia.

El predecesor de Strauss-Kahn, el español Rodrigo Rato, será pronto juzgado en su país por desvío de fondos en perjuicio del banco Bankia. "Los críticos del Fondo usarán todo lo que puedan encontrar", atenúa Truman.

Pero las imágenes de la jefa del FMI entrando en un tribunal para ser juzgada podrían sin embargo no ser totalmente indoloras.

"El mundo está en una situación de gran incertidumbre y necesitamos un FMI en posición de dirigir", subraya Andrea Montanino, vinculado a Lagarde en su calidad de representante italiano ante el Consejo de administración.

Según él, el balance de Lagarde es positivo, pero un juicio podría dañarla si se prolonga y le impide desplazarse para realizar sus contactos internacionales como acostumbra a hacerlo actualmente.

"La única duda que tengo, es saber si el juicio implica que deba pasar la mayor parte del tiempo en París, lo que sería perjudicial para cumplir su trabajo en el FMI", señaló Montanino en declaraciones a la AFP. Interrogada a inicios de julio por la AFP, Lagarde había reivindicado su "buena fe" y aseguró estar "totalmente concentrada" en su misión en el Fondo, pese a sus trastornos judiciales.

Si el juicio, que podría realizarse de aquí a fin de año, culminara con una exoneración de cargos, este caso será sin duda olvidado rápidamente, dejando las manos libres a Lagarde.

Una condena sería mucho más problemática. El delito de negligencia que se le atribuye es pasible de una pena máxima de un año de prisión y € 15 mil de multa. Tal posibilidad no está prevista en su contrato con el Fondo, pero podría debilitar enormemente su situación. Según Montanino, eso está fuera de duda: "Si es condenada deberá renunciar", afirmó.

Fuente: AFP

Populares de la sección