Julio Bocca reestrena el Hamlet Ruso

El espectáculo es una creación del ruso Boris Eifman e irá hasta el 7 de abril
En 2013, Hamlet Ruso cerraba un año importante para el Ballet Nacional del Sodre (BNS). Además de ser el punto final de un ciclo que incluyó a los clásicos de La Sílfide y El Lago de los Cisnes –sumado a una exitosa Gala–, por primera vez la compañía se había presentado en el Teatro Colón de Buenos Aires, uno de los escenarios más importantes del Río de la Plata. En este 2017, la historia es la inversa, pero prevé resultados similares: Hamlet Ruso será el espectáculo que abrirá la temporada del BNS, en el marco de un año que también se le dará preponderancia a los clásicos (Romeo &Julieta, El Cascanueces) y en el que la gira internacional tendrá, también, un papel relevante.

La obra, que se estrena hoy en el Auditorio del Sodre, presenta a la compañía liderada por Julio Bocca en una historia basada en la vida del príncipe Pablo Romanov, que más tarde se convertiría en el zar Pablo I de Rusia. Si bien el texto, creado por el coreógrafo ruso Boris Eifman y estrenada por primera vez en 1999 en San Petersburgo, aborda las relaciones de la familia Romanov, en especial las tensiones entre Catalina la Grande y su hijo Pablo, también explora la psicología que se esconde detrás de estos personajes poderosos, y cómo el poder político puede llegar a corromper a los hombres hasta la locura.

Hamlet Ruso, a su vez, trata el asesinato del zar Pedro III, que fue derrocado con un golpe de Estado y cuyo homicidio, a pesar de adjudicarse a su esposa Catalina, nunca fue resuelto.

El estilo de la obra es coherente con el resto de la carrera de Eifman, que generalmente aborda el aspecto más psicológico de los personajes en escena y que es recurrentemente llamado por la prensa especializada como un precursor del "ballet psicológico".

El espectáculo, además, requiere una gran preparación física de los bailarines, ya que según explicó Bocca en la presentación de la temporada 2017, Hamlet Ruso los hace mantener permanentemente la intensidad a lo largo de su desarrollo.

Ni esta obra ni Boris Eifman le son ajenos a Bocca. Además de que el BNS ya la representó en 2013, antes de retirarse como bailarín, el director de la compañía fue una figura invitada en algunas de las puestas que Eifman hizo en distintas ciudades del mundo, como Nueva York o San Petersburgo.

La carga dramática de Hamlet Ruso es grande y la dramaturgia juega un rol preponderante para contar una historia que incluye traiciones, dramas familiares y luchas dinásticas, tópicos que se desarrollan mientras suena la música de Ludwig Van Beethoven y Gustav Malh.

A diferencia de otras obras, esta será una de las dos producciones del BNS, junto con Don Quijote, que no contarán con orquesta en vivo por compartir músicos con la Filarmónica de Montevideo.

Bocca, que ha reiterado en numerosas ocasiones que su objetivo es poner al BNS entre las diez mejores compañías de ballet del mundo, dijo hace algunas semanas en conferencia de prensa que espera que esta reposición de Hamlet Ruso acerque al público uruguayo al Auditorio, aún a pesar de no ser una de las obras más conocidas, y destacó sobremanera su apartado escénico. "Hemos avanzado varios escalones con los bailarines en 2016. La compañía está hoy en otro nivel", había dicho en febrero.

Hamlet Ruso se presentará desde hoy y hasta el viernes 7 de abril, de martes a sábados a las 20 horas y los domingos a las 17. El 4 de abril, como ya viene siendo tradición en los espectáculos del BNS, habrá una función especial cuya recaudación será a beneficio de Aldeas Infantiles. Las entradas están a la venta en la red Tickantel y boletería del Auditorio de $ 60 a $ 850.

Temporada 2017

Hamlet Ruso inaugura un 2017 que contará con otras tres producciones: Don Quijote, Romeo & Julieta y El Cascanueces. Además, en julio se desarrollará la Gala de Ballet VI.

Populares de la sección