"Jurídicamente no es un golpe de Estado"

Para el politólogo Juan Carlos Doyenart la decisión paraguaya es legal. "Que la Constitución permita una destitución por mala gestion es una barbaridad grande como una casa, que es hasta antidemocrático. Pero no deja de ser una opinión", dijo

Tras la destitución de Fernando Lugo como presidente de Paraguay, el polítólogo Juan Carlos Doyenart, catedrático de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad ORT y director de Interconsult, habló con El Observador sobre si la decisión del Parlamento constituyó un golpe de Estado, si puede afectar a Uruguay y si esta situación se puede originar en el país.

¿Es un golpe de Estado lo que ocurrió?
No porque la Constitución (paraguaya) habilita el juicio político del presidente. Incluso con una cláusula muy curiosa, que acá no existe, y es que lo puede destituir por mala gestión. Esto está en la Constitución paraguaya. Podremos estar de acuerdo o no que esté en la Constitución. Jurídicamente no es un golpe de Estado; el Parlamento tiene toda la potestad, si tiene los votos suficientes.

Hay que actuar con mucha mesura, porque existe la soberanía de los países para regirse con su propia Constitución. Temo reacciones que hayan de parte de nuestro gobierno equivocadas. Se puede considerar una barbaridad desde nuestra óptica, pero no desde la óptica paraguaya.

Yo, personalmente, creo que la Constitución permita una destitución por mala gestión es una barbaridad grande como una casa, que es hasta antidemocrático. Pero no deja de ser una opinión.

Si bien jurídicamente se puede hacer, ¿puede de entenderse de otro modo que sea un golpe de Estado?
Eso es otra cosa. El gobierno de Lugo era un gobierno muy débil. Había cometido muchos errores. Era una oposición muy dura, había perdido aliados políticos, aunque mantenía apoyo de opinión pública. Quizás, ante una situación como estas, se prevé en el corto plazo un llamado a elecciones.

Estos presidentes que llegan al gobierno mediante coaliciones y políticamente son débiles... si esas coaliciones se rompen, podés echar a un presidente. Es un lío bárbaro.

¿Esta crisis institucional de los paraguayos puede afectar a Uruguay?
Absolutamente en nada. Incluso, no creo que afecte decisivamente a Paraguay. Si hubiese ocurrido en Argentina o Brasil, sí claro; estaríamos hablando de cosas distintas. La dependencia económica, política y comercial con Paraguay es muy baja.

Creo que le suma inestabilidad al Mercosur. Si algo le faltaba, eran estas cosas. Con los problemas que tiene el gobierno argentino, más lo que sucede ahora con Paraguay, el Mercosur se ha vuelto una entelequia total.

¿Puede suceder en Uruguay?
En Uruguay, un presidente para ser destituido tiene que haber cometido una falta grave. La destitución de un presidente por el Parlamento en Uruguay es posible, pero lleva llamado a elecciones. Así como también el presidente puede destituir un Parlamento, pero también hay llamado a elecciones.


Fuente: Juan Pablo De Marco @juanpdemarco

Populares de la sección

Comentarios