Justicia declaró inimputable al asesino del comerciante judío de Paysandú

El ITF advierte que presenta alta peligrosidad si deja la medicación

Siete meses después del asesinato, la Justicia estableció que el hombre que mató de varias puñaladas a un comerciante de origen judío en el departamento de Paysandú es inimputable y, por tanto, al terminar el juicio será condenado a cumplir medidas "curativas" en un centro psiquátrico pero no podrá ser derivado a una cárcel común.

El pasado 8 de marzo, el empresario David Fremd, de 55 años, fue asesinado a cuchilladas cerca de su local comercial en el centro de Paysandú. La víctima era un activo integrante de la colectividad judía de ese departamento. El asesino, Carlos Omar Peralta, fue detenido a pocas cudras del lugar y resultó procesado por los delitos de homicidio especialmente agravado, odio y lesiones, ya que también hirió a un hijo de la víctima.

Al dictar el enjuiciamiento de Paralta (de 35 años y de profesión maestro), el juez Fabricio Cidade concluyó que asesinó a Fremd "por el odio que sentía hacia la comunidad étnica y religiosa que representaba su víctima". Años antes, el homicida se había convertido al Islam y adoptó el nombre de Abdullah Omar.

Aunque una pericia preliminar pedida por Cidade antes de procesar a Peralta indicó que era imputable, el magistrado dispuso su internación en el hospital Vilardebó para una evaluación de su salud mental. Pero ahora, la valoración definitiva concluyó que el asesino "no fue capaz de apreciar el carácter ilícito de sus actos ni determinarse libremente", según expresó el informe elaborado por la psiquiatra del Instituto Técnico Forense (ITF), Ximena Ribas, que fue incorporado al expediente la semana pasada.

"Se sugiere que se mantenga internación psiquiátrica que podría ser en sala abierta hasta que el equipo tratante otorgue el alta. Se recomienda que en ese momento se nos envíe al ITF un informe con el proyecto para el alta. Es un paciente que debe estar en tratamiento permanente (de por vida) supervisado por terceros confiables. Presenta alta peligrosidad si deja la medicación", sostuvo el informe.

Ribas concluyó que Peralta padece "psicosis crónica de tipo esquizofrénica". En esa línea, en julio, un informe realizado por médicos del hospital Vilardebó indicó que es "un individuo portador de una enfermedad alienante que afecta profundamente su capacidad de discernimiento y de libre determinación".

El juez Cidade, si bien reconoció que el informe de la experta del ITF le causó "sorpresa", explicó a El Observador que en los hechos "no cambia en nada" la situación de Peralta, que seguirá recluido aunque con la perspectiva de ser un paciente psiquiátrico y no un delincuente común.

De esa forma, al finalizar el juicio el homicida (que actualmente se encuentra alojado en un área especial del Centro de Diagnóstico y Derivación del Instituto Nacional de Rehabilitación, que funciona en la ex Cárcel Central aunque bajo supervisión psiquiátrica), será penado como inimputable, por lo que se le impondrán medidas "curativas" y no una condena, razón por lo que "sin dudas" le espera una internación prolongada, dijo el magistrado.

"Perseguido"

Al declarar ante el juez Cidade antes de ser procesado un día después del homicidio de Fremd, Peralta, que se desempeñaba como maestro rural, dijo que fue víctima de una "persecución" de parte de docentes judíos. El homicida agregó que fue perseguido por autoridades educativas "también pertenecientes a la colectividad judía". Eso volvió "insostenible" su carrera "al punto de ser separado de su cargo y tener que abandonar la ciudad de Paysandú". Eso hizo que llegara "al límite de su equilibrio emocional".

En el fallo de procesamiento de Peralta, el juez indicó que "se trata de una persona que profesa una religión históricamente beligerante con la judía; por causa de ella mantuvo un incidente con un representante del Estado de Israel que marcaría su vida, que habría dado lugar a una supuesta persecución en su ámbito de estudios y en el ejercicio de la docencia como maestro, todo lo cual derivaría en un fracaso profesional y laboral".

Trastorno causó amnesia del crimen

Carlos Omar Peralta no reconoció en su momento ante la Justicia la autoría del homicidio de David Fremd y dijo no recordar nada de ese violento episodio, que tuvo lugar el pasado 8 de marzo. La pericia de la psiquiatra forense Ximena Ribas dice al respecto que "puede haberse resguardado en su psicosis en ese período y presentar un trastorno de conciencia que produjera la amnesia del hecho", indica el informe que la experta presentó ante el juez Fabricio Cidade.



Populares de la sección

Acerca del autor