Justicia desestimó recurso de taxistas por Uber

La Justicia desestimó ayer una acción de amparo presentada por la Gremial Unica del Taxi contra la Intendencia de Montevideo, para obligar a la comuna a aumentar la fiscalización contra conductores de Uber.

La jueza de lo Contencioso Administrativo María Isabel Vaccaro rechazó el reclamo por haber sido presentado fuera de plazo, informó a El Observador el director de Jurídica de la comuna, Ernesto Beltrame. La ley que regula estos procesos judiciales prevé un plazo de 30 días que la jueza computó desde el 19 de noviembre, fecha en que comenzó a operar Uber.

La audiencia

En su declaración ante la jueza, el presidente de la patronal, Óscar Dourado, acusó a la IMM de haber dejado de controlar a los conductores de Uber y puso como ejemplo el caso del enfrentamiento que terminó con un taxista procesado el 25 de abril.

Ese día, la Justicia procesó sin prisión a un taximetrista por entender que realizó justicia por mano propia al increpar a un conductor de Uber mientras trabajaba. Una vez iniciado el trámite judicial, la patronal envió a la Intendencia documentación para que se identificara al chofer de la aplicación y lo multara. "Le hicimos llegar los datos del conductor" de Uber, pero la comuna no sancionó "ni al auto, ni al conductor", reclamó Dourado.

Una vez que declaró el presidente de la gremial, la jueza pidió la presencia en la sala de la directora de Movilidad de la IMM, Beatriz Tabacco, quien dijo que todavía no se aplicó la multa al conductor de Uber que denunció al taxista debido a que "todavía no llegó -a manos de la comuna- el expediente judicial". De todos modos, aseguró que el área de Jurídica está a cargo del tema.

Días atrás, El Observador informó que si la intendencia quería identificar al chofer que trabajaba sin habilitaciones solo tenía que ir al juzgado a buscar el expediente, dado que una vez que el juez se pronuncia sobre el tema y decide si se inicia o no un juicio, la carpeta pasa a ser pública.

Por otro lado, la directora de Movilidad manifestó que la intendencia controla a Uber "en la medida de las posibilidades" aunque advirtió que es un servicio "difícil de controlar". "Se tiene que constatar el momento del pago del servicio y la persona que está pagando tiene que colaborar" y admitir que usó la plataforma, dijo Tabacco. La directora de Movilidad señaló que eso no siempre sucede. "Usted venía siguiendo a Uber, cuando el vehículo para, el inspector le pide que colabore y el pasajero dice: '(el chofer) es mi marido, es mi hijo'", ilustró.

Tabacco también señaló que, desde la llegada de Uber a mediados de noviembre, los taximetristas han enviado más de una decena de notas dando información sobre supuestos conductores que daban el servicio, pero que "lo que para ellos es una prueba para la IMM no siempre lo es".

"Tenemos planteado citar a la gremial para que suministre más pruebas y citar a los propietarios -de autos de Uber- para que digan si lo estaban o no" brindando el servicio de transporte de forma irregular, agregó la directora de Movilidad.

Luego llegó el turno del director de Tránsito de la comuna, Pablo Ferrer, quien aseguró ante la magistrada que desde el desembarco de la aplicación la intendencia había aplicado 16 multas por transporte irregular de pasajeros, aunque no en todos los casos pudo constatar que se tratara de un Uber. Del total, solo confirmó cinco conductores vinculados con la aplicación.

Las últimas dos notificaciones fueron aplicadas el viernes seis de mayo y ayer martes.

El director de Transporte, Máximo Oleaurre, también testificó a favor de la intendencia y dijo que la administración continuaba fiscalizando a pesar de la acusación de la patronal.

Diferentes relatos

En la audiencia se presentaron cinco taximetristas para testificar a favor de la patronal. Si bien todos coincidieron en que el flujo de trabajo disminuyó desde que Uber empezó a operar, hubo diferencias en cuanto al porcentaje de disminución. Soto, por ejemplo, quien trabaja en el rubro desde 1982, aseguró que su recaudación había disminuido en el entorno del 40%. Fleitas, otro trabajador del taxi, dijo que en realidad estaba cobrando 30% menos que lo que percibía en noviembre de 2015. Hernández y Cardozo, también taxistas, fueron incluso menos dramáticos y dijeron que la baja del salario en los últimos meses estuvo fue de entre el 20% y el 25%.

Populares de la sección