Justicia investiga a escribana de un banco por supuesta estafa

Su hermano asegura que desvió US$ 500 mil de sus cuentas

Un empresario se radicó en Venezuela en 2003 y regresó a Uruguay en 2010. Al retornar, se percató de que le faltaban cerca de US$ 500 mil de sus cuentas bancarias que eran manejadas por su madre y su hermana, una escribana que trabaja en el departamento de Jurídica de un banco local desde hace dos décadas. El empresario denunció a su hermana en 2011 ante el departamento de Delitos Económicos de la entonces Dirección de Investigaciones de la Jefatura de Policía de Montevideo, dependencia que intervino varios teléfonos. Tras un derrotero por varios juzgados, la supuesta estafa es investigada hoy por la Justicia de Crimen Organizado.

Entre 2004 y 2005, el empresario realizó varias transferencias a cuentas bancarias en Uruguay de dos sociedades anónimas, cuyas apoderadas eran su madre y su hermana. En 2010, al regresar al país, el empresario advirtió que en sus cuentas le faltaban casi US$ 500 mil, por lo que le pidió explicaciones a su hermana y, tras no lograr una explicación razonable, recurrió a la Justicia.

En la denuncia presentada, a la que accedió El Observador, el empresario asegura que el juzgado de paz de Montevideo de 22º turno intimó en 2012 al banco (en el que tenía las cuentas y en el que trabaja la escribana) a que entregara la información sobre "movimientos y transferencias bancarias desde 2004 a 2011", pero el banco "hizo caso omiso al mandato judicial de remitir la información solicitada". Por esa razón, además de denunciar a la escribana por "apropiación indebida", el empresario denunció a la institución por "omisión de los deberes del cargo".

"Cabe denunciar que en relación a la empresa Keltonil SA, propiedad del compareciente, la misma fue vendida a instancias de la escribana (...) y el compareciente se entera de este hecho a posteriori y por el escribano (un reconocido notario), quien le manifestó que fue su hermana quien dispuso la venta de la sociedad, incluso que fue vendida por US$ 3.000 y que ese dinero se lo quedó su hermana", agrega en la denuncia.

El empresario expresó además que las escuchas telefónicas en la que su hermana reconoce faltantes de dinero "milagrosamente desaparecieron del juzgado letrado en lo penal de tercer turno", que investigó el caso en primera instancia


Populares de la sección