Justicia ordenó el fin de los bailes en cinco boliches de La Pedrera

Uno de los denunciantes es director de la intendencia de Maldonado
La ley prohíbe que existan boliches bailables en La Pedrera pero en los primeros días de enero llegaron a entrar 3.000 personas en La Negra y Charly, dos locales de la calle principal que compartían patio y fiesta corrida hasta que el sol chillaba. Un grupo de vecinos denunció los excesivos ruidos molestos y el Juzgado de Paz de La Paloma ordenó ayer "el cese inmediato de actividades bailables en los locales donde funcionan Monkey y Paullier y Guaná (en el club La Pedrera), Chilli, Charly y Bar La Negra, habida cuenta de que no existe autorizado ningún local bailable o discoteca o similar en La Pedrera, bajo apercibimiento de clausura inmediata y sin más trámite de acuerdo a lo previsto por la normativa municipal en tal sentido, teniendo presente que el no acatamiento podrá configurar el delito de desacato".

La orden judicial llegó dos días antes de que comenzara el carnaval, la fiesta que identifica a La Pedrera. El intendente de Rocha, Aníbal Pereyra, dijo a El Observador que "si abren como resto pub, no se cerrarán los locales".

La intendencia de Rocha dio la habilitación para que funcionaran dos boliches bailables en La Paloma, pero en La Pedrera solo autorizó resto pubs. La diferencia entre las categorías está, entre otros asuntos, en el volumen de la música. El abogado de los vecinos denunciantes, Pablo Correa Calcagno, dijo a El Observador que "la intendencia está incumpliendo su mandato porque hacía controles pero luego no sancionaba". El abogado explicó que "lo que buscan los vecinos de La Pedrera es generar un ámbito con los dueños de los locales y la intendencia para que se determine un área donde puedan funcionar estos locales" porque "no bancan más levantarse y tener gente teniendo sexo en su jardín o en su hamaca o haciendo sus necesidades".

El abogado aseguró que unos 30 vecinos promovieron la denuncia, aunque no todos pudieron participar de la audiencia de ayer. Uno de los denunciantes es Roberto Chiacchio, director de Planeamiento Urbano de la Intendencia de Maldonado.

En ese sentido, el intendente de Rocha dijo que "sería bueno que el abogado también pudiera defender a los vecinos que históricamente han planteado ruidos molestos en La Barra de Maldonado".
El jerarca informó que la intendencia recibió los primeros días de enero entre 35 y 40 denuncias diarias por ruidos molestos en La Pedrera. "El 70% de las denuncias eran por ruidos en la calle y en casas de familia, que son las mismas que alquilan los que hacen las denuncias", expresó.

Pereyra informó además que se clausuraron boliches cuando se incumplió la norma. La comuna cerró el año pasado el boliche La Negra. "La denuncia que este abogado encabezó fue direccionada porque hay boliches que hicieron bailes y no fueron denunciados. La intendencia va a actuar con todos, con los denunciados y con los otros también. No cobramos al grito", agregó el intendente.

Populares de la sección

Acerca del autor