Justicia resolvió colocar tobillera a segundo refugiado de Guantánamo

Abd Hadi Omar Mahmoud Faraj tenía una restricción por 120 días luego de ser denunciado por su esposa uruguaya

La Justicia resolvió colocar la tobillera electrónica al sirio Abd Hadi Omar Mahmoud Faraj, ex preso de Guantánamo que llegó a Uruguay como refugiado en diciembre de 2014, luego de ser denunciado por su esposa uruguaya por violencia doméstica. La medida es por 120 días e incluye una restricción de 500 metros, dijeron a El Observador desde el Ministerio del Interior.

Este es el segundo caso en que un refugiado es penado por violencia doméstica con la colocación de una tobillera. El primero fue el tunecino Adel Bin Muhammad El Ouerghi, también denunciado por su esposa uruguaya. La medida fue resuelta por la jueza María Raquel Gini por un plazo de 90 días.

En enero, Irina De Posadas (Fátima, su nombre musulmán) denunció a su esposo ante la Policía por violencia doméstica. El exrecluso fue detenido y luego liberado, según informó El País. Días después, la Justicia especializada en Violencia Doméstica resolvió imponer la orden de restricción de 300 metros, aproximadamente, por un plazo de 120 días, según contó Posadas a El Observador en aquel momento.

Esta semana, la Justicia convocó a la pareja para una nueva audiencia en la que, según relataron fuentes del caso a El Observador, el refugiado reaccionó de manera agresiva hacia la magistrada por lo que esta resolvió colocar la tobillera electrónica.


Populares de la sección