Justicia sospecha que hay "un equipo" de policías que pide coimas y hará más indagaciones

La jueza Fanny Canessa procesó con prisión al cabo y subcomisario que pidieron $ 100 mil a una pareja para no implicarlas en un delito

La jueza penal Fanny Canessa procesó con prisión este viernes a los dos policías que le pidieron una coima a un matrimonio para no implicarlos en un delito. Canessa dijo a El Observador que las indagatorias continuarán porque la Justicia sospecha que hay "un equipo" de policías que piden dinero a detenidos para no ser implicados en causas. La fiscal penal Mónica Ferrer había solicitado el procesamiento de un cabo y un subcomisario que pidieron $ 100 mil a la pareja.

El caso fue derivado a Canessa y la fiscal Ferrero, quienes el miércoles realizaron un allanamiento en la subjefatura de la Zona III, de la que dependen ocho seccionales de los barrios Marconi, Unidad Casavalle, Sayago, Piedras Blancas y Borro, informó este viernes el diario El País.

Durante todo el día las magistrados realizaron interrogatorios y careos. Esta tarde, la fiscal Ferrero pidió enjuiciar con prisión a los dos policías que si bien negaron los hechos, las pruebas reunidas durante la investigación fueron suficientes para que la representante del Ministerio Público entendiera que hubo delito, dijeron fuentes del caso a El Observador. La jueza Canessa hizo lugar al pedido de la fiscal según informó Telenoche.

En el allanamiento también se encontraron armas escondidas en la dependencias policial que se encontraban en situación aparentemente irregular. Sobre ese punto la fiscal no se pronunció ya que todavía no está disponible el informe sobre si se trata de armas robas o si fueron usadas en algún ilícito.

Lo que sucedió

El 9 de febrero por la mañana, el matrimonio se encontraba en su casa con sus cuatro hijos. Alguien golpeó la puerta y, al abrir, se encontraron a un grupo de policías que les mostraron una orden judicial de allanamiento.

Se llevaron una computadora portátil y unos mamelucos de trabajo del hombre de casa. Su esposa no entendía qué sucedía. Ante la duda de la mujer, un policía le respondió que su esposo "era un chorro".

Inmediatamente, fue detenida hasta la noche. En la sede policial, los funcionarios le ordenaron que debía conseguir $ 100 mil en poco más de 12 horas o si no "la iban a embagayar con cualquier cosa a ella y su marido", según consta en el pedido de procesamiento de la fiscal de los policías denunciados.

El plan era que se coordinaran detalles a través de celulares para poder entregar el dinero exigido.

Su marido debió vender un camión y una bloquera. Con esas dos ventas solo pudo reunir $ 70 mil, que pretendía entregar, a pesar de que no era la cifra solicitada, para "no ser acosados", pero decidió denunciarlo en Asuntos Internos. Antes de entregar el dinero, Asuntos Internos marcó los billetes para poder detectarlos fácilmente.

"Estoy aca con mi mujer. Te animas A Desirle al Muchacho K N Yego, K Tengo 70 El Hermano Ya le Consiguio Lo K Falta Cuando El Yege Bamos Para Ai", escribió el hombre al número de teléfono que los policías le dieron.

"A las dies anda con ella y cuando ella entre quedate en la vuelta yo te saco al hombre para afuera para que hables con él en otro lado yo no hago camas viejo yo si doy mi palabra", fue una de las respuestas que recibió.

Los denunciantes dijeron que ingresaron a una dependencia de la Zona III y fueron atendidos por un cabo y luego llevados a la Sala de Clases, donde un comisario recibió el dinero. Minutos después, ingresaron otros policías que no estaban implicados en la coima y le incautaron al cabo un celular que tenía el número que usaban para comunicarse con la pareja.

El hombre que realizó la denuncia ante Asuntos Internos tiene antecedentes penales. La jueza y la fiscal realizaron el miércoles de la semana pasada un allanamiento en la subjefatura de la Zona III, informó El País. De esa zona dependen ocho seccionales de los barrios Marconi, Unidad Casavalle, Sayago, Piedras Blancas y Borro.


Populares de la sección