Justicia y Parlamento venezolano chocan por "abandono" de Maduro

Aduce que Asamblea Nacional no tiene potestad para destituirlo
El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, declaró ayer al presidente Nicolás Maduro en "abandono del cargo" al responsabilizarlo de la grave crisis que padece el país, aunque la justicia determinó que carece de facultad para destituirlo.
La Asamblea Nacional, controlada por la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), votó esa iniciativa y pidió la celebración de elecciones, en la víspera de que Maduro cumpla su cuarto año de mandato.
"(Fue) aprobado el acuerdo con el cual se califica el abandono del cargo a Nicolás Maduro y se exige una salida electoral a la crisis venezolana para que sea el pueblo el que se exprese a través del voto", anunció el jefe del Poder Legislativo, Julio Borges, al leer el acuerdo desde la tribuna del hemiciclo.
Según la extensa declaración, "Maduro ha provocado una crisis sin precedentes en Venezuela" y está "al margen de la Constitución" por provocar "devastación económica", "ruptura del orden constitucional" y "violentar los derechos" de los venezolanos.

Pero poco antes de la sesión, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), acusado por la oposición de servir al chavismo, publicó una nota para aclarar que la Asamblea "no tiene facultad para destituir" al presidente Maduro, quien, añadió, está "en ejercicio de sus atribuciones constitucionales".

En una agitada sesión, los opositores acusaron a Maduro de incumplir deberes y hundir al país en una crisis sin precedentes, con la escasez de alimentos y medicinas, la inflación más alta del mundo –475% en 2016, según el FMI– y una creciente criminalidad.

"Esto es un gobierno fallido; por eso hay abandono del cargo. No le sigan metiendo presión a esa caldera", advirtió el exjefe del Parlamento, el férreo antichavista, Henry Ramos Allup, en la tribuna de oradores.

El jefe de la bancada oficialista, Héctor Rodríguez, calificó la iniciativa como un "acto de insensatez e irracionalidad". "Cuando satanizan las acciones del presidente están reconociendo implícitamente que está gobernando. Es una opera bufa más", dijo el diputado chavista Pedro Carreño en el hemiciclo.

Según la ley, si el Parlamento declara "falta absoluta" del gobernante antes de que cumpla su cuarto año de mandato, se convocará a elecciones en 30 días. Después de ese límite, será sustituido por el vicepresidente para completar los dos años restantes del periodo presidencial.
La semana pasada, Maduro nombró vicepresidente a un "chavista radical" –como él mismo se define–, Tareck El Aissami, de 42 años, a quien puso al frente de un "comando" contra supuestos planes "golpistas" de la oposición.

La MUD aspira a un adelanto de las elecciones generales de 2018, aunque Maduro, a quien la oposición intentó sacar del poder en 2016 con un referendo revocatorio –suspendido por el poder electoral–, se muestra seguro de gobernar hasta el fin de su mandato, en enero de 2019.

Para el constitucionalista José Ignacio Hernández, mientras el TSJ desconozca al Parlamento "ninguna decisión jurídica de la Asamblea permitirá realizar elecciones", advirtió. "Para ser efectiva (la declaración de "abandono del cargo") debe venir acompañada del nombramiento de un TSJ que no esté al servicio del Ejecutivo.

Y habrá que ver si viene con una estrategia que busque escalar la protesta", afirmó a la AFP Diego Moya-Ocampos, analista de IHS Markit Country Risk. Para el constitucionalista Pedro Alfonso del Pino, "abandonar el cargo no es ejercer mal" las funciones, sino "dejar de ejercer el poder" y eso no ocurre en Venezuela.

Fuente: AFP

Populares de la sección